Leen este blog:

domingo, 13 de julio de 2014

UN LUGAR PARA SABRINA




En esta tierra desolada, las risas de la dulce Sabrina jamás hallaron eco.
Sus vestidos rosados, cubiertos de moños, acentuaban los grises sueños rotos de quienes la rodeaban.
A diario amasaba deliciosos pasteles para sus familiares y amigos, pero las almas de los hombres son amargas.
Sabrina era tan dulce, pero tan dulce, que no tuvo la menor oportunidad cuando cayó en aquel enorme hormiguero.



6 comentarios:

  1. Muy duro, Federico. Me recuerda a una Alicia con un destino mucho mas oscuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, muy acertado tu comentario. A Sabrina le tocó un relato que acentúa el lado más oscuro del mundo. Su destino es metafórico, ese hormiguero puede ser muchas cosas.
      Abrazo

      Eliminar
  2. La dulzura de una muchacha es manchada y pisoteada por ese hormiguero ácido, que la absorbe a un túnel oscuro y profundo del que difícilmente hay escapatoria. Si sabré yo como es ese proceso amargo. Excelente manera de decir mucho en tan pocas palabras.
    Abrazos Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ale.
      Lamento que te sientas identificada con ese amargo proceso del cual fue víctima Sabrina.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Dulce micro, con una amarga moraleja..

    ResponderEliminar