Leen este blog:

domingo, 22 de febrero de 2015

PLEGARIAS DE ABIGAIL




Abigail siempre soñó con tener un hijo. Meses después de casarse, su marido murió de una enfermedad que los médicos no pudieron determinar. Decidió jurar lealtad eterna a su difunto esposo y jamás volvió a estar con otro hombre.
Una noche sin luna rezó a dioses innombrables, y ellos respondieron a las súplicas. Afuera los animales comenzaron a aullar, y algo gritó con odio en sus entrañas.
Abigail reconoció su error y volvió a pedir ayuda, pero esa vez nadie escuchó sus plegarias. Y así se acostaba en su cama cada noche abrazándose a sí misma hasta quedarse dormida. En pocas semanas fue madre, pues aquello creció rápido, aquello a lo que llamó... Ezequiel.
– ¿Por qué me refriegas con tanta fuerza, mami?
Abigail pasaba horas sentada junto a la bañera pasando la esponja una y mil veces por la espalda del niño.
– Para limpiarte bien, hijo.
Ella sabía que ya estaba limpio por fuera, pero de algún modo esperaba que el agua también lo lavase por dentro.
– ¿Es porque maté al gato del vecino, mami? Solo lo estaba acariciando.
Las lágrimas de la mujer caían en la bañera.
Cayó la noche y ella lo arropó y le dio un beso en la frente.
– ¿Se puede limpiar la maldad, mami?
La mirada de Abigail se perdió durante unos segundos.
– Hasta mañana, hijo.
Al salir de la habitación apagó la luz. En la oscuridad aún se podían ver los ojos de Ezequiel.


30 comentarios:

  1. Un final muy inquietante. Algunas veces es mejor no conseguir tus sueños.... Pactar con demonios siempre trae malas consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la "moraleja" ;)
      Me alegro de haberte inquietado.

      Eliminar
  2. Vuelvo a mencionar American Horror Story, esta vez la primera temporada y concretamente el final. Al igual que en tu relato, el niño que nació de una de las protagonistas fue engendrado por un hombre lleno de maldad, por una especie de demonio, y el hijo pues... de tal palo tal astilla.
    Inquietante micro, Federico, lo de los ojos brillantes pone los pelos de punta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte puesto los pelos de punta, Ricardo.
      Recuerdo que en la segunda temporada aparece Bloody Face, uno de los personajes más interesantes.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Espeluznante micro Federico! Hijo de los innombrables dioses, Ezequiel nos observa desde la oscuridad, grande! Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Edgar.
      Un abrazo para vos y otro para Ezequiel que está detrás tuyo observándote.

      Eliminar
  4. Esa mezcla de inocencia y perversidad tan exquisita! Excelente como siempre! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Ana K. Me alegro de que te haya gustado esa mezcla.
      :)

      Eliminar
  5. ¡Otia! O.O
    Y lo primero que se me ha venido a la Mente ha sido eso de "Se derramarán más lágrimas por las súplicas atendidas, que por las no escuchadas..."
    ¡Ay! Espeluznante es poco... Y el "mami" inocente de un Hijo del Mal... Aunque lo que realmente me mata es el "¿se puede limpiar la maldad?"
    ¡Brutal!
    ¡Besiiiiis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya resultado brutal, Campanilla.
      Si el mal se disfraza de bien, es más difícil detectarlo.
      Muchas gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  6. "-¿Se puede limpiar la maldad, mami?"
    Sólo de leer esa frase se me pone el vello de punta. Cuidado con lo que se desea, pues puede hacerse realidad...
    Un micro fantástico :) ¡Me ha encantado! Terrorífico e inquietante.
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer saber que te gustó, Carmen.
      Muchas gracias por dejar tu comentario :)
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Hay errores que no pueden subsanarse, y la llegada del pequeño Ezequiel es uno de ellos. Esa criatura de oscuridad me produce un estremecimiento de miedo con su inocente pregunta...

    Muy bueno, Federico. Un micro lleno de fuerza!!

    Un abrazo enorme y feliz comienzo de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan estremecido las preguntas de Ezequiel.
      Muchas gracias por tu comentario, Julia. Que tengas una gran semana.
      Abrazo grande!

      Eliminar
  8. Que terrorífico, y anda que la madre ayuda poniéndole el nombre. Cuando se intenta conseguir lo que quieres a costa de todo y todos, los resultados pueden no ser los más deseados. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, ella quiso cumplir su deseo a costa de todo, sin pensar en las consecuencias.
      Muchas gracias por tu comentario, María. Abrazo!

      Eliminar

  9. Hola Fede.

    Leí con atención tu cuento y la respuesta es sí, si se puede limpiar la maldad, porque un niño es bueno por naturaleza, sea su progenitor quien fuera, y el amor es ese bálsamo que borra y lava todas nuestras heridas, nuestros pecados y nuestro dolor.

    Ezequiel es dulce e inocente, solo que no sabe calcular su fuerza y la madre tiene el suficiente amor como para redimir sus errores y hacer de él alguien de bien.

    Creo que este es un buen inicio, y tu relato da para más.
    No son buenas las etiquetas y que nos encasillen y decidan lo que somos o se espera de nosotros.

    Somos luz y oscuridad, con nuestras partes oscuras que se integran, para aprender de nuestras vivencias, dejando fluir lo mejor de nuestro interior.
    Quien esté libre de pecado, y no haya cometido errores que tire la primera piedra, todos tenemos derecho a equivocarnos, a reivindicarnos, a recomenzar y a una nueva oportunidad.

    Apuesto a la vida y al amor que somos y está presente en cada Ser.
    Un gran, gran abrazo.
    --
    Lucia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellas palabras las tuyas, Lucia. El bien y el mal está en cada uno de nosotros. Ezequiel podrá estar destinado a ser malo, pero él es libre de elegir; ademas parece que Abigail piensa como vos, y está dispuesta a hacer todo lo posible por educar bien a su hijo. Espero que lo logre.
      Abrazo grande. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  10. Escalofriante micro y por que no decirlo, también perturbador. Jugar con lo desconocido puede traer consecuencias sin duda. me ha gustado mucho, gracias.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Francisco. Gracias a ti por la visita y el comentario.
      Un saludo!

      Eliminar
  11. Lo más escalofriante, Federico, me parece que es la falta de respuesta de Dios a las plegarias de la madre. Solo responde el mal. Terrible y como todos tus micros, con una doble lectura oculta. Al menos a mi parecer. Espléndido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Fernando; solo responde el mal en este cuento. Habrá que ver si Abigail y Ezequiel devuelven al mundo lo que reciben o si intentan cambiar las cosas. Hay algunas pequeñas reflexiones dentro del micro. Gracias por el comentario, amigo.
      Abrazo!

      Eliminar
  12. Un final con un final abierto. Me ha gustado. Un abrazo Federico, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, amigo David.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  13. Fantástico! Me encanta la respuesta a las plegarias: si deseas algo que va contra natura, dios calla y habla Lucifer. Adoro a Ezequiel. Es como un niño psicópata que no entiende lo que hace. La pobre Abigail no tiene otra que recurrir a la superstición para intentar exorcizar a su hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Eva. Me alegro de que Ezequiel te haya resultado adorable; Abigail va a necesitar una niñera.
      Un saludo!

      Eliminar
  14. Saludos, qué duro relato, por eso hay que estar siempre del lado de la luz. Muy triste y crudo de verdad este relato y con ese final. Aunque pienso en Hell Boy y quizá Ezequiel tenga salvación. El amor lo puede todo. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya resultado duro el relato, era mi intención. Abigail también piensa que su hijo tiene salvación, esperemos que con su amor lo consiga.
      Muchas gracias por tu comentario, Mery.
      Saludos y sigue siempre del lado de la luz!

      Eliminar
  15. Muy bueno!! Hay que pensar bien, antes de desear o pedir! Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Mirta Cristina. Un abrazo y ten cuidado con lo que pides!

      Eliminar