Leen este blog:

miércoles, 26 de agosto de 2015

EL REY DE LAS HADAS




Mi madre siempre me dijo que jamás deje que alguien destruya mis sueños; que nadie tiene derecho a decirme quién soy.

– Es verdad – le dije a Luis –, encontré un hada en el bosque. Estaba caminando entre los árboles cuando vi un destello entre las flores. Corrí y me di cuenta de que se trataba de una especie de mariposa gigante. Al notar mi presencia se acercó, yo extendí la mano y se posó en ella. Es preciosa, tiene ojos enormes color rosa. Su voz es aguda y su sonrisa es de lo más contagiosa.
– ¿Y por qué nadie vio jamás un hada – preguntó Luis – ¿Por qué te eligió a ti?
– Porque soy el rey de las hadas.
– ¿El rey de las hadas? – rió – ¡Pero qué idiota! Más bien eres la reina. Para mí que eres maricón. Cuando crezcas serás un monstruo social, vivirás solo y nadie te irá a visitar. Mirarás telenovelas sentado en un diván, y llorarás mientras bebés té en una pequeña taza de porcelana.
– ¿No me crees? La tengo aquí conmigo.
Luis se acercó mientras yo abría el cierre de mi bolso. Asomó su cabeza hacia la oscuridad del interior, movió unos libros y cuadernos, y entonces saqué un puñal para clavárselo en el cuello.
Me miró con ojos desorbitados, y un instante después cayó al suelo dejando lo que parecía una alfombra de sangre.
Me alejé dando saltos, alternando entre un pie y otro, llegando a mi casa justo a tiempo para ver mi telenovela preferida.

Mi madre siempre me dijo que jamás deje que alguien destruya mis sueños; que nadie tiene derecho a decirme quién soy, y soy “El rey de las hadas”.


40 comentarios:

  1. Queda claro que no es en absoluto aconsejable negar a alguien su proclamada identidad. Si tu eres "el rey de las hadas" pués eso eres, no hace falta que me lo demuestres, no seré yo quién destruya tus sueños.
    Un micro que se avalanza sobre el lector puñal en mano con la intención de dejar una alfombra hecha con la sangre de los que osen perturbar el derecho de uno a ser quién quiera ser.
    Macabra inocencia quebrada por el lado más oscuro del hombre.
    Abrazo, Amigo de las Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo de las letras; por tu comentario y por dejarme ser quien deseo ser, y soy "El rey de las hadas".
      Abrazo grande, Edgar.

      Eliminar
  2. Muy bueno, me ha gustado mucho. Opino igual que Edgar ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ramón. Me alegra que que te haya gustado.
      :)

      Eliminar
  3. Buenisima reflexión sobre aquello que queremos ser y lo que nos dicen que debemos ser...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Yolanda. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Hola Federico! sin dudas que resultó ser muy obediente el chico.

    Muchas veces aunque de sobra sabemos quienes somos, nos molesta que nos lo restrieguen en la cara y mas aun cuando de mostrar nuestra vulnerabilidad se trata.

    Superficialmente sencillo pero muy profundo, no importa lo que seamos, si sentimos la necesidad de gritarlo al mundo hagámoslo, si el mundo no lo entiende es su problema, de todas forma lo seguimos siendo.

    Me gustó tu Rey de las Hadas, aunque en parte Luis tuviera razón nada le daba derecho a juzgarlo, una moraleja muy necesaria de aprender. Como dijo Benito Juarez: "El respeto al derecho ajeno, es la paz"

    Un grato placer leerte, tu cuentito resulto ser un gran cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un grato placer leer tu comentario, Harolina. Cuando quieras nos sentamos a beber un té con el rey de las hadas a hablar sobre la paz y el derecho ajeno.

      Muchas gracias por tus reflexivas participaciones.

      Eliminar
  5. Toma ya, claro que sí, es el rey de las hadas. A ver quien se atreve a decirle lo contrario. Genial giro de la historia, no me lo esperaba. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado tanto el giro, María.
      Gracias por el comentario! Abrazo.

      Eliminar
  6. De ahora en adelante, cuando me cruce con alguien que se presente como el Rey de las Hadas, guardaré las distancias por si mancho el asfalto de sangre je je. Un microrrelato con moraleja, ha sido una grata lectura Federico, sigue así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya resultado así, José.
      Muchas gracias por las palabras. Cuídate de las hadas y de sus reyes.

      Eliminar
  7. ¡Jum! ¡Federico!
    ¡Me encanta la primera frase del Relato!
    "Mi madre siempre me dijo que jamás deje que alguien destruya mis sueños; que nadie tiene derecho a decirme quién soy."
    Porque vivimos en una Sociedad (en general) que tiende a destruir y aplastar Sueños en cuanto tienes la Valentía de decirlos en Voz Alta. Y, también tiene mucha razón, si sabemos quienes somos... ¿Quién tiene el derecho a decirnos qué somos o qué no somos?
    El comentario de Luis... ¡Cruel hasta rabiar! ¡Pero mucho! Si el gusta ver telenovelas y beber té, ¿dónde está el problema? Es que lo de Monstruo Social... ¡Me ha matado!
    El final... ¡No me lo esperaba! De verdad creí que iba a sacar una Mariposa... El Rey De Las Hadas defiende quién es a sangre y cuchillo... Lo que me lleva a pensar que, quizás, ya estaba un poco harto de que Nadie lo aceptase... Aunque, en el fondo, ¿se aceptaba a sí mismo? Porque, tal vez, de sí, habría pasado del comentario...
    ¡Muy bueno!
    ¡Besazos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya resultado así, Campanilla.
      Yo le creo al protagonista; para mí encontró un hada :)
      Interesante comentario. A veces puede resultar muy difícil aceptarse a uno mismo.
      Abrazos!

      Eliminar
  8. Me encantó. Realmente creí que tenía el hada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creí; de ninguna manera miraré el interior de su bolso.
      Muchas gracias por el comentario, Ana.

      Eliminar
  9. Excelente amigo como siempre perfecto,
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tenebroso amigo.
      Un saludo, Jesús!

      Eliminar
  10. Hola Federico, como va a poner en duda la palabra de un rey, ese hombre buscó su destino!!!
    Saludos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la palabra de un rey es ley. Gracias por la visita y el comentario, Mónica.
      Saludos!

      Eliminar
  11. Tremendo relato Fede.
    Nos llevas de un hilo y luego la estocada final.
    Reflexivo, profundo y con un tinte sicológico.
    Lastima que el protagonista de su historia tuviera que llegar hasta sus últimas consecuencias para demostrar quien es, cuando no hay que demostrar nada a nadie, solo Ser quien quiere ser.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran reflexión la tuya, Lucia. Me gustó mucho y me dejó pensando.
      Gracias por el comentario, amiga.

      Eliminar
  12. elimmarines7@gmail.com.mxsábado, 29 agosto, 2015

    Gracias por seguir sorprendiendo con esos inesperados giros de tus relatos :) :) :) que nadie impida tus sueños! :) Abrazo grande de oso Negro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra seguir sorprendiéndote, Elim.
      Gracias por las palabras, las sonrisas y el abrazo. Otro para vos.

      Eliminar
  13. Me ha encantado este microrrelato, yo también soy de esas personas educan en la idea, de que las personas tienen que pensar y vivir sus propios sueños, independientemente de lo que opinen los demás, aunque no llegaría a romper una opinión con tanta dureza. Hay, como dice Lucía, otras formas de demostrar al mundo que tu eres como eres y que esos son tus sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mi microrrelato te haya gustado tanto, Concepción.
      Coincido contigo; el protagonista fue demasiado extremo a la hora de demostrar al mundo quién es, pero lo que subyace es lo que tú dices y tu manera de educar.
      Muchas gracias por el acertado comentario. Saludos.

      Eliminar
  14. Qué final! Sangriento...
    Me dejó pensando en cómo interpretamos el mundo, seguro la Madre del personaje no tenía esto en mente...
    Me gustó!! SALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mi sangriento relato haya dejado algo en lo que pensar.
      Gracias por dejar tu comentario, Diana.
      Saludos!!

      Eliminar
  15. No hay más nada que decirte Federico!! Demuestras sin que te lo pidamos que eres El rey de las hadas como tú mismo dices y a todas luces, tus letras lo demuestran! Maravillosa moraleja la de tu ralato!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y por respetar mi corona, Carlos.
      Saludos!!

      Eliminar
  16. x_x

    ¡Madre mía! ¡No me lo esperaba! Pensaba que iba a ir por otros derroteros, pero has sacado tu lado perverso. ¡Qué grande! ^^ Me encanta cuando me sorprendes de esta manera. Comparto con mucho gusto, para que otros se lleven también la sorpresa, jeje

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mi lado perverso te haya sorprendido una vez más, Carmen.
      Muchas gracias por el comentario :)
      Besos!

      Eliminar
  17. Me ha gustado esa estructura, repitiendo el párrafo al inicio y al final, como si en medio tan sólo hubiese un fugaz instante en el que, como una terrible imagen que aparece tan sólo unos segundos ante nuestros ojos, se nos presenta la escena en toda su cruel magnitud.
    Excelente relato y una gran creación tu "Rey de las hadas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber logrado ese efecto en tu opinión, Isidoro.
      Muchas gracias por la atenta lectura y el comentario.

      Eliminar
  18. Me apunto la frase de tu madre para decirsela a mi hijo cuando crezca.
    Un saludico, Rey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que este relato de odio, discriminación y muerte haya dejado una frase para las nuevas generaciones.
      Saludos, Sue!

      Eliminar
  19. ¡Chico! cualquiera te lleva la contraria. ¡Yo creo en los elfos, las hadas, y los ogros! pero sobre todo en los enanos mentales que no son capaces de ver la extraordinaria imaginación de algunos y la enorme creatividad de otros.
    ¡Yo se quién eres! El rey de las Hadas.
    Estupendo micro que comparto para disfrute de los amantes del imaginario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por respetar mi trono, Francisco.
      Es cierto lo de los enanos mentales, lástima que no se ha probado la existencia de las hadas y ogros pero ellos son bien reales.
      Me alegra mucho que te haya parecido así mi micro.
      Abrazo.

      Eliminar
  20. Vale,vale aceptó q eres el Rey d Las Hadas sin ninguna duda, pero si puedes buscar otra salida para demostrarlo, porque a ver...quien va a limpiar ahora la alfombra???
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario.
      No sé quién limpiará la sangre. Yo, como rey, estoy demasiado ocupado.
      Otra sonrisa para ti.

      Eliminar