Leen este blog:

viernes, 6 de noviembre de 2015

ESTRELLA FUGAZ




–Y ahora que estamos muertos, ¿te irás al cielo?

–Supongo que sí – le dije.

–¿Y yo iré contigo?

–No sé si los perros van al cielo. Me encantaría que así fuera, podríamos jugar por siempre.

–No lo creo, tú estarás ocupado.

–¡Es el cielo!; tendremos toda la eternidad.

–Pero a ti te esperan tus padres, tus abuelos, tus otras mascotas…, yo solo te tuve a ti.

No supe que responder.

–¡Mira! – dijo él – ¡Una estrella fugaz!



En ese instante desperté, me había quedado dormido en el regazo de mi madre. El veterinario se acercó; eran buenas noticias.






Si te gustó este microrrelato, tal vez te guste:
LA PIEDRA DE LA VIDA
EL VUELO DE UN DRAGÓN
SUEÑOS DE UN HOMBRE NORMAL

53 comentarios:

  1. La ilustración me recuerda a la que inspiro uno de los tantos concursos de cuentos de "Almas de bibliotecas y cines", que echo algo de menos. Para serte sincero, voy a usar esa misma imagen para escribir otro microrrelato. Otra cosa: esa imagen parece, de todos modos, un poco tétrica: ambas figuras inspiran experiencias paranormales.

    Por cierto, muy buena imaginación la tuya: no imaginé que el que soñaba era el perro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alberix; yo propuse esta imagen para ese concurso pero no participé. Un tiempo después la vi de nuevo y se me ocurrió este microrrelato.
      ¿El perro era el que soñaba? Supongo que puede interpretarse de varias maneras.
      Muchas gracias por la visita y el comentario, amigo.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Un giro inesperado (para mí) en tu habitual (también para mí) estilo narrativo. Un relato sencillo, muy tierno y lúcido. A mí también me gustaría levarme a mi mascota conmigo. El cielo debe ser muy aburrido.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, no es uno de mis relatos más representativos. Como verás, yo también soy amante de las mascotas.
      Me alegra que te haya gustado, amigo.
      Abrazo, Josep.

      Eliminar
  3. El que soñaba con la muerte era el niño. Y las buenas noticias de parte del veterinario, han de haber hecho alusión a que su perro sobreviviría (a lo que sea que le haya pasado). Así lo vi yo, por lo menos.

    Bonito corto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Julio; esa es la historia. Me alegra que te haya parecido así de bonito.
      Gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  4. Muy tierno, tus relatos ya no son tan oscuros. Ausencia de oscuridad tal vez.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelo moverme entre diferentes escalas de grises. Pronto volveré con mucha más oscuridad, traída para ustedes desde lo más profundo de mi ser.
      Gracias a ti por el comentario, Gabriela.

      Eliminar
    2. Uy que miedo y que emoción jeje :). Los esperaré.

      Eliminar
  5. Según veo, el niño y el perro sufrieroon un accidente donde el perro tardó más en recuperarse.
    Y el deseo no podría ser otro que o que pudieran seguir juntos a donde sea que fuersen.
    Genial, Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu visión del accidente. Es una posibilidad.
      Muchas gracias por la visita y el comentario, Joker.

      Eliminar
  6. En los sueños todo es posible, el deseo se potencia por la falta de cognición... Una vez cumplido dicho deseo, ese pequeño tendrá de vuelta, sano y salvo, a su fiel amigo. Un micro tierno, sentido y mágico. Un trazo que descubre la sensibilidad y el amor que reside en este oscuro rincón de poderosa ficción. Sensacional, Federico.
    ¡Abrazo, Amigo de las Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Amigo de las letras. Me alegro de que hayas encontrado la sensibilidad que se esconde en el fondo (muy en el fondo) de este oscuro rincón.
      Abrazo!!

      Eliminar
  7. Yo también sueño que el día que pase al "otro barrio" todas mis mascotas me den la bienvenida. Estaré feliz entre tanto peludo corazón. Muy lindo Federico, diferente pero lindo. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que también eres una amante de los animales y que te haya parecido lindo mi pequeño homenaje a ellos.
      Besines a ti y a tus mascotas, Mendiel.

      Eliminar
  8. Me encantan tus claridades disfrazadas de oscuridad Federico, o tal vez deba decir tus oscuridades disfrazadas de claridad.

    Un micro con mucha sensibilidad y una amistad muy hermosa. Tu personaje llega al final de su vida y su fiel amigo siente tanto su partida que desea acompañarlo, y se debate también entre la vida y la muerte, pero llega a una realista conclusión, su amo no estará solo, así que decide darse una oportunidad y regresar, esa es la estrella fugaz que ve, la cual representa un deseo cumplido.

    La vida no se trata de cuerpos, si no de almas y la del perro sabe que todavía no es su hora y decide regresar, por eso el veterinario tiene buenas noticias. Mientras tu personaje decide partir pues sabe que a el si le ha llegado su hora y despierta en el cielo en el regazo de su madre.

    El relato es muy corto pero muy sabio y explicito, pues dice con claridad que "en el cielo lo esperan sus padres abuelos y otras mascotas, yo solo te tuve a ti", nos a entender que se trata de un a persona bien mayor que ya partió, la única forma de despertar en el regazo de su madre es en el cielo, ademas esta aclaración lo hace reflexionar y dejar el apego por su mascota, por eso lo deja libre para que pueda volver y escucha ya desde otro plano de su existencia el veredicto del veterinario.

    Me fascinó la profundidad de tu pensamiento en un relato aparentemente tan superficial.

    Genial como siempre Federico, un tremendo placer leer tu fugaz claridad / oscuridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué profundo tu análisis, Harolina!
      Muy interesante tu giro de la trama, en donde lo que podría ser el sueño del principio es la realidad. No quise meter muchos detalles al cuento para que cada uno complete la historia con su propia visión de lo que sucede en la muerte de una persona y de su mascota; ha sido muy interesante leer la tuya.

      Muchas gracias las palabras.

      Eliminar
  9. Ains... me ha encantado el perrito cuando le dice que solo lo tuvo a él. Qué bonito. Y con final feliz, di que sí. ;)
    Un besote. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer tendrán un final feliz, Soledad :)
      Me alegra que te haya parecido bonito. Gracias por el comentario y las sonrisas.
      Besos!

      Eliminar
  10. Cómo en pocas palabras describes un acontecimiento q lleva mucho más allá de lo q dejas expuesto. Encantador y maravilloso relato, donde la sensibilidad y el amor, están presentes en cada momento. Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por las palabras; me alegra mucho que te haya parecido así mi cuento.
      También te sonrío.

      Eliminar
  11. Si en el cielo no hay espacio para las mascotas, no puede llamársele Cielo. A mi que me reserven una parcelita bien grande para mí y mis peludos (caninos, felinos, hámster y pájaros adoptados y criados en libertad). Me ha encantado tu relato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Chari.
      Me alegra que te haya gustado mi relato.
      Saludos a tus caninos, felinos, hámster, pájaros, etc.

      Eliminar
  12. Un bonito relato. Un sueño precioso de un niño angustiado. Menos mal que el veterinario trajo buenas noticias. ¿Pudo tener algo que ver esa estrella fugaz?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, María.
      Tal vez el deseo era tan obvio que no tuvo necesidad de pedirlo y se cumplió.
      Gracias por el comentario. Abrazo!

      Eliminar
  13. Un diálogo impresionante en el que, con pocas palabras, expresas a la perfección los sentimientos del niño hacia su mascota. Muy bueno
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amigo!
      Saludos, Isidoro.

      Eliminar
  14. Breve pero muy intenso!! Muy bueno Federico!!
    Me encanta la idea y más habiendo un perro de por medio!!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Agustín. Me alegra que te haya gustado y que también te gusten los perros. :)

      Eliminar
  15. Es más que gustar, es encantador, abres en mi imaginación una puerta que estaba cerrada y me gusta mucho el lugar que con tu ayuda ya he hecho mio.
    ¡Te felicito de corazón¡

    Besos y un gran abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario abrió un rincón de mi corazón que a veces se cierra.
      ¡Muchas gracias por las palabras!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Ooohhh... Qué bien... El veterinario trajo buenas noticias ^^

    Qué bonita historia. Yo espero que si existe un cielo, mis mascotas estén allí conmigo, la verdad. Son parte de mi familia jeje

    Comparto con mucho gusto. Me gusta que salgas de los relatos oscuros de vez en cuando ;)

    ¡Abrazo fuerte! Y feliz semanita ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Carmen.
      Me alegra que te haya gustado.
      A veces salgo un poco de las letras oscuras; a veces eso tiene que ver con mi estado de ánimo, otras no.
      ¡Abrazo grande!
      Saludos a tus mascotas :)

      Eliminar
  17. Un relato corto pero muy intenso y sumamente abierto a finales segun el corazón de quien lo lee, en lo personal espero que los tres regresen felices a casa un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran tus palabras respecto a mi relato, Anto.
      Yo también espero que regresen los tres felices a su casa; me encariñé con ellos.
      Un saludo!

      Eliminar
  18. A mí, igual que a otros compañeros por lo que he leído, se nos hace extraño este estilo dulce, tierno e inocente en tí. Y creo que eso es muy bueno, significa que puedes escribir en varios registros :) Un micro entrañable, Federico. Me ha encantado.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi lado tierno, Julia.
      Te agradezco mucho las palabras, amiga.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  19. En pocas lineas plasmaste una gran historia. Supongo que por eso crearon un cielo aparte para perros y gatos :D

    Un saludo mimico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario, Santiago. Me alegra que te haya parecido así y que también estés a favor de la creación del cielo para perros y gatos :)

      Eliminar
  20. Un micro de una extraña belleza Rivolta. Me ha gustado mucho, comparto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Me alegra que te haya gustado mi extraño micro.
      Abrazo, Carlos!

      Eliminar
  21. Creo que tu relato ilustra la ilusión que muchos tenemos por encontrarnos con nuestras mascotas algún día en otra dimensión. El sueño, qué enigma, primero imaginé que era un bebé, soñando algo que quedará borrado indefectiblemente de su memoria matriz, como un recuerdo oculto que le unirá posteriormente con su perro cuando muera. Después pensé que igual podría tratarse del sueño de un can que a su modo busca una conexión con su vínculo humano y espiritual. Sea como fuere, la imagen idílica que nos muestras es una bellísima estampa de esperanza futura. Me encantó. Tienes la genial maestría de sorprendernos siempre.

    Te concedí dos premios en mi blog, el Parabatais y Ranita Lectora. Puedes pasar a recogerlos cuando quieras: http://nuevoviajeaitaca.blogspot.com.es/2015/11/varios-premios-y-nominaciones.html
    Enhorabuena y un abrazo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Marisa.
      Yo soy de los que tienen esa ilusión.
      Me alegro de que te haya gustado mi relato y de seguir sorprendiéndote.

      Iré a visitar tu blog. Gracias :)

      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  22. Si los animales no van al cielo creo que Dios necesita pensar seriamente en hacer algunos cambios.

    ResponderEliminar
  23. Para mí el relato está inconcluso, pues a mí el veterinario, al llamarme a las 8 de la mañana del 26 de agosto, me dio la noticia contraria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que eso es duro, Antuan. Yo también recibí un llamado así.

      Eliminar
  24. Precioso relato amigo Federico. Me ha conmovido por su sencillez y gran contenido en sentimiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo; me has conmovido con tu comentario.
      Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  25. Hola Federico:
    Corto relato pero no menos espectacular que los demás, con tan pocas palabras expresas tanto...

    Hermosa reflexión... Me encantan los animales.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi cuentito, Tere.
      Muchas gracias por dejar tu hermoso comentario.
      Saludos!

      Eliminar