Leen este blog:

jueves, 9 de junio de 2016

LUCILA Y EL CUERVO





Cuando mi madre falleció quedé sola con mi padrastro. Día a día me fue tratando cada vez peor. Ya nunca salgo de la casa, es más, ya casi no salgo de mi dormitorio. Casa…, dormitorio…, no sé si es correcto llamar así a esta cárcel de piedra sin más luz que una pequeña ventana en lo alto.

No sé por qué los humanos se encierran en esos lugares de piedra; son tan extraños... Solo la niña me parece especial. La veo llorar durante horas y solo puedo graznar por el dolor que me causan sus lágrimas, y por mi impotencia al verla atacada por el humano adulto por las noches.

En la ventana se posa un cuervo de vez en cuando, un cuervo hermoso. Él es mi amigo, y se para para mirarme asomado al vidrio. Él sabe cuánto sufro aquí; los animales tienen un don para esas cosas. Son tan extraños…

Oscurece y sé lo que está a punto de ocurrir, pero esta vez no lo permitiré; debe haber algo que yo pueda hacer al respecto.

De un golpe mi padrastro abre la puerta. Nunca me acostumbraría a sus castigos, pero aun así siento que esta vez será diferente, siento que esta vez será peor. Cierro los ojos intentando no sentir.

La niña cerró los ojos y cayó al suelo. Él humano adulto se acerca. Me impaciento, muevo mis alas y golpeo el vidrio con mis garras, pero no logro despertarla. De pronto enmudezco yo también.

Vuelvo a abrir los ojos y veo la habitación, desde la ventana esta vez. Mi cuerpo yace en el suelo, inmóvil, muerto. Comienzo a graznar ante la mirada absorta de mi padrastro.

Decenas de mis hermanos cuervos llegan y atraviesan la ventana en una explosión de vidrios; han oído mi llamado. Los veo atacar al humano adulto y devorarle los ojos. Le arrancan trozos de piel y carne con sus fuertes picos, y pronto sus gritos se apagan.


Extiendo las alas y vuelo hacia el cielo infinito, para nunca más volver.






Si te gustó esta historia, tal vez te guste:

22 comentarios:

  1. Federico, gracias por regalarnos hoy el regreso a la libertad de un espíritu libre atrapado en un cuerpo humano de mujer. lamentablemente hay tantos como este.

    Cuando nuestro espíritu es libre, nada ni nadie puede mantenerlo y retenerlo prisionero, permanece solo el tiempo necesario para fortalecer sus alas y alzar el vuelo.

    El mensaje que encierra tu historia debería ser nuestro Padre Nuestro, y rezar así:

    Espíritu libre e invencible nunca permitas que tus alas se desvanezcan, dales la dosis diaria de ejercicio y fortaleza para volar bien alto y decorar el firmamento con su majestuosidad.

    Tu relato oscuro es genial, muy buena y acertada la simbología y el cuervo bastante apropiado para tu blog. Esta vez nos instas a sacar esa fuerza interior que llevamos dentro y fluir con el ser.

    Un placer como siempre amigo y hermano de la oscuridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amiga.
      El cuento puede interpretarse de muchas maneras; me gusta tu manera de verlo.
      Espero que siempre vueles bien alto, Harolina.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Un relato complicado, tuve que leerlo varias veces, lo confieso, ;-).
    y creo es acerca de la reencarnación de un humano a un animal, algo que nunca entenderé de la reencarnación justamente es:

    Si ahora la niña tomo la vida del cuervo, ¿el cuervo murió?, ¿o es una especie de paradoja donde dos almas habitan un mismo cuerpo?

    Aunque escalofriante la muerte que sufrió el humano después de haber tratado mal a su hijastra, al menos me queda claro que el karma esta vez hizo su trabajo.

    Saludos y bonita tarde ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay más de una manera de interpretar el cuento. Muy interesantes tus preguntas, Tere; yo tampoco sé las respuestas :)

      Muchas gracias por el comentario!

      Saludos.

      Eliminar
  3. Buena narración a dos voces.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yolanda!
      Me alegra que te haya parecido así.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Vi escondido en algunos renglones escondido al cuervo de Poe en este relato. Seguro que el maestro era alguno de esos cuervos que acaban con la maldad de los hombres.

    Una historia muy oscura que está vez no es tan ajena a la realidad.

    Buen relato mimito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Santiago; varios de mis cuentos tienen un pequeño homenaje al maestro Poe.
      Muchas gracias por el comentario, amigo mímico.

      Eliminar
  5. Me gusta el espacio que deja a la interpretación..yo veo en el personaje un evadir de su cautividad..me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ver de varias maneras. Si bien es triste, la interpretación que más me gusta es esa que dices, y que en realidad todo el relato sucede en la mente de Lucila.
      Muchas gracias por el comentario, Mireya. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Yo también he visto algo del "Cuervo" de Poe en tu relato. A mí también me fascinan sus historias cortas. Hace poco cayó en mis manos un trabajo del dibujante Richard Corben (no sé si lo conoces) en el que ilustraba su particular versión de los cuentos de Poe. Me gustó bastante. En cuanto a tu relato, me ha gustado esa narración dual y la metamorfosis por la que ambas almas (cuervo y niña) se unen para alcanzar la venganza y la libertad.
    Buen trabajo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Isidoro.
      Tengo varios libros de Poe ilustrados por diversos autores. No tengo uno de Richard Corben. Si veo uno de él lo compraré. Gracias por el dato y por el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Aparte de este "guiño" confidente a Edgar Allan Poe, no he podido por menos en fijarme en este estilo original de cruce de pensamientos telepáticos entre ambos personajes principales: la niña y el cuervo, lo cual me ha gustado bastante.
    Respecto al contenido, es abierto y pueden caber varias posibilidades, desde lo que ya han comentado mis anteriores contertulios, hasta una ácida crítica a esta sociedad autómata y deshumanizada, que no es muy comprendida ni valorada por "el cuervo", al contrario acaba imponiendo su propia justicia en favor de "la niña". Supongo que mi "versión" es otra de tantas que se pueden extraer del mismo.

    Me gustó como te ha quedado, Federico.

    Un gran abrazo











    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, se puede leer a este cuervo como un crítico de la sociedad en que vivimos. Muy interesante tu versión, Estrella.
      Me alegra mucho que te haya gustado. Te agradezco la atenta lectura y el comentario.

      Abrazo grande!

      Eliminar
  8. Muy bueno!...un cuento triste, pero el malo recibiò su castigo, me gustò leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es de los más tristes que escribí, dependiendo la interpretación.
      Me alegra que te haya gustado leerlo, Raquel.

      Eliminar
  9. Hasta tal punto llega nuestra mente a través del dolor, logrando éste que huyamos del lugar donde nos encontramos, en forma de cuervo o de estrella fugaz, muriendo en vida y en la proyección que nos dio alas para dejar de sufrir.
    Un microrrelato perfecto, Federico.
    ¡Abrazo, mi buen Amigo de las Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso comentario el tuyo, Edgar. Muy acertado además.
      Muchas gracias por la visita, Amigo de las letras.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Paula. Perdón por el dolor.
      Gracias por el comentario!

      Eliminar
  11. Y de verdad que disfruto leerte, admiro tu talento, tu capacidad de crear, de envolver...fascinante relato, cómo todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Angélica.
      Una alegría leer comentarios como el tuyo.
      :)

      Eliminar