Leen este blog:

viernes, 9 de diciembre de 2016

DESEOS NAVIDEÑOS






Aquella Nochebuena, Augusto pidió una pelota. Amanda, una bicicleta. La niña sin piernas pidió tener piernas. Solo dos de ellos recibieron lo que deseaban.








Si te gustó este microrrelato, tal vez te guste:

20 comentarios:

  1. La niña sin piernas se quedó con su deseo roto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo, María del Carmen.
      Gracias por el comentario. OTro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. La realidad a veces se muestra implacable, como en este caso y lo mismo que esa bola navideña se rompió, también nuestro corazón se desagarró al leer este deseo de la niña sin piernas.
    Gracias amigo Fede por actualizar tu blog con este entrañable mensaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento haberte desgarrado el corazón, Estrellita :)
      Muchas gracias por el comentario, amiga.
      Beso!

      Eliminar
  3. Federico, una forma muy original, triste y real de mostrarnos que no para todos la navidad es una época de alegrías y esperanzas, existen muchas historias desgarradoras alrededor de esta época, ya sea por tragedias o por miseria, o como en tu relato, simplemente porque es una absurda fantasía ese hacernos creer de niños que Santa Claus, el niño Jesús o los Reyes Magos existen y nos dejan regalos.

    Aunque se conserve la tradición hoy día debería de explicarse de otra forma.

    Tus dos líneas hablan por sí solas y la imagen le hace eco.

    Gracias por tus relatos y que pases una feliz navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón, Harolina.
      Gracias a ti por las palabras. Te deseo una feliz navidad libre de tragedias y miserias.

      Eliminar
  4. Por eso y mil cosas mas no me gusta la navidad...

    Saludos Federico, e incongruentemente Felices Fiestas si es que festejas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí las fiestas son una oportunidad de reunirse con seres queridos a comer cosas ricas. No tengo lo que se llama "espíritu navideño", pero sí, festejo.
      Gracias por el comentario, Tere; incongruentes felices fiestas para ti también.

      Eliminar
    2. Hola Federico:

      Hoy leí este tuit: "Un niño de 5 años pidió en el hospital ver a Papá Noel. "Santa, ¿puedes ayudarme?", le preguntó. Murió en sus brazos".

      Me acordé de ti y tenía que compartir pues pareciera uno de de tus micros pero desgraciadamente es un micro real. Saludos. :-(

      Eliminar
    3. Por mucha fantasía que le meta a mis cuentos, lamentablemente siempre hay historias reales tan o más tristes.

      Saludos, Tere.

      Eliminar
  5. Ufff Federico, me partiste el corazón.
    Qué triste realidad e injusta, muy injusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Irene; es injusta.
      Lamento haberte partido el corazón.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Me has dejado con la boca abierta pero de consternación. Nunca un microrrelato tan breve me había impactado tanto.
    Cómo nos gustaría que nuestros sueños más inalcanzables se hicieran realidad! La fantasía conlleva muchas veces una gran desilusión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber logrado tal impacto, Josep.
      Muchísimas gracias por el comentario.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Elena.
      Gracias por el comentario :)
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Uy! Un acertijo, todo dependerá del cristal con que se mire...
    Claro que último de los deseos era complicado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la niña pidió demasiado ;)
      Gracias por el comentario, Diana!

      Eliminar
  9. Desde luego, el poder de la Magia no llega a tanto... Muy buen humor negro, aunque por otra parte me pregunto si a lo mejor trajeron una pierna y una pelota. O siendo más soñadores se olvidaran de la pelota y la bicicleta. Feliz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Habría sido malvado que le llevasen una sola pierna?
      Gracias por el comentario, David.
      Felices fiestas!

      Eliminar