Leen este blog:

domingo, 29 de mayo de 2016

ECOS DE UN CRIMEN








Raquel no podía estar más contenta con su departamento nuevo. Durante años vivió sola con su gato Boris en una casa en la que siempre se sintió insegura. Vivía alerta a cada ruido, alerta a cada paso que escuchaba en la vereda, pero en su nuevo hogar no sentía preocupaciones. Rejas en las ventanas, puertas blindadas, alarma de sensores…; el departamento era más seguro que un búnker. Pero de todo lo que tenía el edificio, lo que a Raquel más le gustaba era la cámara de seguridad de la entrada. 



En ocasiones pasaba varios minutos en la cocina mirando la pantalla del portero eléctrico, mirando la gente que entraba y salía, pensando que mientras en otros edificios se les suele abrir la puerta a personas desconocidas, allí nadie podría cometer equivocaciones. 


Un sábado por la madrugada se levantó de la cama y fue hasta la cocina. Boris la siguió, algo poco común en él, quien solía quedarse como una rosca gris enredado entre las sábanas. Raquel pasó junto a la pantalla de la cámara y la miró por un instante. Solo la observó por un segundo y siguió de largo, pero algo la hizo detenerse y retroceder. 

En la pantalla en blanco y negro había un hombre forcejeando con una mujer que gritaba, y a pesar de que la cámara no tenía sonido, Raquel pudo sentir los gritos mudos en lo más profundo de su ser. 

La mujer intentó escapar y cayó al suelo. Raquel intentó seguir mirando, pero la cámara apuntaba demasiado arriba. Vio entonces el brazo del hombre subir y bajar, golpeándola con odio. De pronto la mujer lo pateó en el rostro e intentó ponerse de pie, pero entonces el sujeto sacó algo de su cintura y golpeó a la joven, quien ya no volvió a levantarse. En ese momento Raquel pudo ver que el hombre llevaba un puñal cubierto de un líquido negro que debió ser rojo de tratarse de una cámara a color. 

De pronto el hombre miró a la cámara frunciendo el ceño y luego salió corriendo. Raquel se llevó la mano a la boca mientras sus ojos, verdes y vidriosos, reflejaban el brazo inmóvil de la joven.

“¿Acaso el hombre me vio? Imposible, no puede verme. Pero pareció que sí me vio”. La mente de Raquel comenzó a jugar con ella, y la mantuvo despierta y mirando el techo de su habitación toda la noche.

A la mañana siguiente la policía no tenía ni un sospechoso. La cámara no grababa, no era ese su fin, y el asesino no dejó pistas. Solo Raquel conocía el rostro del criminal, y no lo olvidaría mientras viviese.

Ese domingo en el barrio solo se hablaba del asesinato, pero la testigo no se atrevió a decir palabra. No solo temía que el hombre le hiciera algo si fuese a hacer la denuncia, tenía además un miedo irracional a que la hubiese visto desde el otro lado de la cámara. 

Algo reticente, Raquel salió para ir al mercado ubicado a dos cuadras. Era de día aún; no se habría atrevido a salir de noche. 

Al bajar pasó por el mismo lugar en donde se cometió el crimen. Miró hacia la cámara y recreó la escena en su mente. Luego se alejó; no quería permanecer mucho tiempo allí por miedo a que alguien la estuviese observando. 

Mientras iba caminando todo se escuchaba más fuerte: los autos, la música de una casa, las voces de los vecinos… 

– Para mí que fue un hombre – dijo alguien –; un novio o un ex novio celoso. 

Raquel se dio la vuelta y vio a dos vecinos conversando en la puerta de un edificio. Los hombres se quedaron en silencio mirándola, y ella sujetó con fuerza su bolso y continuó con la marcha. 

– ¡Cuidado! – dijo alguien. 

Un niño estaba jugando con una pelota y casi la golpeó. Raquel continuó con un ritmo más cercano a correr que a caminar, y así entro al mercado con el corazón a punto de romperle el pecho. 

Una vez adentro su miedo no se detuvo. Rostros extraños se asomaban entre las góndolas de productos, y murmullos sobre el crimen llegaban a sus oídos. Le habría gustado comprar más cosas, pero sus manos temblorosas hacían que le tomara demasiado tiempo mirar la fecha de caducidad de cada envase.

Se retiró de allí con la mitad de los productos que necesitaba, y luego fue a su casa corriendo, tratando de no prestar atención a lo que ocurría a su alrededor.

Al día siguiente tenía pensado salir del trabajo lo antes posible para así ir de día a su departamento, pero ese lunes su jefe le pidió que terminase de parametrizar unas divergencias, y le dijo que hiciera horas extras si fuese necesario. 

Raquel terminó con sus tareas cuando ya era de noche, y apagó la luz del cubículo dejando el piso entero casi a oscuras. Se retiró atravesando los fríos corredores abrazada a su cartera, mientras sus pasos hacían eco entre los cientos de cubículos vacíos. 

Ya era de noche, y las cuatro cuadras que la separaban de su hogar se le hicieron kilométricas. 

Sombras y pasos la acecharon mientras Raquel iba con todos sus sentidos atentos, pero no se atrevía a darse la vuelta, solo pensaba en el momento en que llegaría a su departamento y abrazaría a su gato Boris. 

De pronto le pareció escuchar un murmullo. Fue un llanto tal vez, o una risa; imposible determinarlo. Raquel se detuvo y vio que una botella giraba para chocar contra su pie. Vio que alguien estaba parado detrás de ella, pero prefirió no mirar y continuó corriendo hasta llegar a su edificio.

Llegó por fin al departamento y cerró cada una de las cuatro cerraduras. 

Las luces de los autos que pasaban dibujaban imágenes paganas en el techo de la habitación. Boris estuvo toda la noche maullando mientras miraba hacia la puerta. 

Por la madrugada el gato saltó fuera de la cama y la miró. 

– ¿Qué pasa, Boris? – dijo ella – ¿Tiene hambre? 

El gato volvió a maullar. 

Raquel se levantó y lo siguió, y así ambos llegaron hasta la puerta del departamento. 

– Es tarde ya. Volvamos a la cama. 

En ese momento escuchó pasos provenientes del pasillo del edificio. 

– ¿Quién anda ahí? – preguntó Raquel acercándose a la puerta. 

Desde el otro lado golpearon la puerta y ella se sobresaltó. 

Acercó su ojo a la mirilla pero no vio a nadie. Cuando bajó la mirada alguien volvió a golpear, y Raquel se fue a su cama corriendo para taparse asustada. 

A la mañana siguiente fue a trabajar con la sensación de que un halcón la acechaba desde lo alto de los edificios. De pronto notó que alguien la seguía, pero cada vez que se daba la vuelta no veía que nadie la estuviese observando. 

En un momento pasó junto a una vidriera y en el reflejo vio que una persona vestida de blanco estaba detrás de ella, pero cuando miró hacia atrás no vio a nadie. 

Comenzó a correr hasta que llegó a una cuadra vacía, entonces miró hacia atrás y pudo ver de nuevo a la persona vestida de blanco que había visto en el reflejo de la vidriera. 

Intentó seguir corriendo pero entonces tropezó y cayó al suelo. En solo un instante la persona de blanco la alcanzó, y al mirar hacia arriba reconoció a quien estaba frente a ella; era la joven que había visto en la cámara de seguridad. 

La vio como aquella noche, también en blanco y negro. Su rostro gris expresaba una tristeza infinita, y en su abdomen tenía una mancha negra que debió ser roja de tratarse de una mujer a color. 

Raquel llegó tarde a la oficina ese día, pues antes fue a la comisaría a hacer la denuncia y a describir al hombre que había visto el sábado a la noche por la cámara de seguridad. 

Esa noche durmió sin interrupciones; junto a Boris, quien se pasó las horas como una rosca gris enredado entre las sábanas.






Si te gustó esta historia, tal vez te guste:
EL ÁRBOL

martes, 3 de mayo de 2016

ZOO





Llegó caminando por una avenida solitaria. A su alrededor, miles de papeles cubrían el suelo. Un viento los levantó junto con la tierra del suelo, formando una enorme y sucia espiral a su alrededor.

Alzó la mirada y leyó en el umbral de hierro unas letras despintadas. Aún podía leerse con claridad el nombre del lugar: “Zoológico”.

– Una entrada, por favor – dijo él.

– Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita…

El robot de la cabina se había descompuesto; el autómata de tan solo un torso, una cabeza y un brazo, había quedado atrapado en un ciclo infinito.

El visitante se dirigió a la Sección de las otras etnias; un conjunto de jaulas formando un círculo, ubicadas por zona geográfica.

– Excelente – dijo –, cada uno con los suyos.

Tomó luego el camino arbolado, caminando sobre las hojas que se pudrían en el suelo. Llegó así a La pecera de los feos, donde lo miraron con ojos bien abiertos apoyando los rostros contra el vidrio, aplastando sus narices hacia arriba viéndose como cerdos.

– Quien diga que lo que importa es la belleza interior debería visitar este lugar.

Los individuos continuaron gruñendo contra el vidrio mientras lo llenaban de vapor y saliva. Los miró por última vez mientras movía la cabeza de un lado al otro en señal de desprecio.

Dio la vuelta alrededor de La pecera de los feos y dobló en la esquina llegando a La jaula de la ignorancia.

– No perderé mi tiempo escuchando conversaciones vacías y música espantosa – dijo. Pero los habitantes de aquella jaula no se percataron de su presencia.

Estaba oscureciendo y comenzó a tener hambre, entonces se dirigió a un pequeño puesto de comida:

– Un sándwich, por favor.

– tttttttt…

El robot que consistía en tan solo una cabeza adherida a un carro había perdido el habla, pero su mandíbula se seguía moviendo intentando saludarlo.

Puso unas monedas en la ranura y pronto un sándwich envuelto en nylon salió de la máquina. Se alejó de allí, mientras la cabeza robótica giró para seguir mirándolo:

– tttttttt…

Llegó a un pequeño puente, y desde arriba dejó caer un trozo del sándwich al corral que estaba justo debajo: El corral de la miseria. Los individuos de ese lugar eran los más carenciados de todo el zoológico, y se lanzaron hacia el alimento ansiosos por probar bocado.

– ¡Ingratos! – dijo –, debí arrojarlo a la basura.

Ya era de noche cuando pasó de nuevo junto al robot de la entrada:

– Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita…

Se alejó caminando por el medio de la calle sin mirar atrás, sintiéndose el único ser perfecto en una ciudad vacía.






Si te gustó esta historia, tal vez te guste: