Leen este blog:

viernes, 24 de marzo de 2017

MUCHACHA ENCHUFABLE




La saqué de la caja y puse a cargar la batería. Poco después abrió los ojos; unos ojos brillantes y amarillos.

Virgen. Pura. Solo para mí.

Condicioné su cuerpo de curvas metálicas. La recorrí con los dedos, temblando de deseo ante su cromo inalterable.

Llené su memoria con la música y libros que más me gustaban. Llené su memoria con mis secretos. Llené su memoria con mis mentiras.

Muchacha enchufable… Ella me dio todo cuando me cansé de dar. Ella me aceptó tal y como era cuando no acepté esta realidad.

Le enseñé a odiar a mis enemigos hasta que fuimos nosotros contra el mundo; hasta que no hubo mundo fuera de nosotros.

La convertí en mi prostituta y en mi princesa, hasta que comencé a sentir que todo era demasiado fácil. Éramos de naturalezas distintas, y yo necesitaba tener una relación más pareja.

Un día encontré la solución; la compañía que me la vendió había sacado una actualización que permitía una transformación completa, y enseguida encargué las nuevas piezas.

Saqué todo de la caja y puse a cargar la batería. Luego cerré los ojos y me conecté.

Muchacho enchufable… Volví a abrir los ojos; unos ojos brillantes y amarillos.







Si te gustó este microrrelato, tal vez te guste:

17 comentarios:

  1. A nuestra imagen y semejanza. Jugando a ser Dios.
    La soledad ya está llevando al hombre a diseñar robots casi humanos, no solo para usarlos de ayuda doméstica sino de compañía social y sexual. El siguiente paso es ese, convertirnos en autómatas. Nuestro cuerpo será el hardware y el cerebro almacenará el software.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes razón, Josep. La soledad y el jugar a ser Dios llevará a la especie humana a su fin tal y como la conocemos.

      Gracias por el comentario. Abrazo!

      Eliminar
  2. La tecnología al servicio del hombre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quizás un día termine quedando el hombre al servicio de la tecnología.

      Gracias por la visita y comentario, María.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre queremos un poco más y al final nos saldrá caro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María. Nada le era suficiente al protagonista. Tal vez ahora sea feliz (si es que tiene algún sentimiento).
      Gracias por la visita y el comentario. Abrazo.

      Eliminar
  4. Federico ya nada es lo que fue y definitivamente que los gustos han cambiado, de tanto jugar a la fantasía, la creemos y terminaremos haciéndola realidad.

    No me esperaba ese final, si no el reemplazo de la muñeca por una versión mas moderna, así que me tomaste por sorpresa.

    Espero que ambos sean ahora compatibles y felices, con unos ojos brillantes y amarillos y sean tal para cual.

    Futurista y original, feliz resto del fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que no hagan cortocircuito.
      Me alegro de haberte tomado por sorpresa, Harolina.
      Te agradezco mucho el comentario.
      Que tengas un bonito fin de semana.

      Eliminar
  5. Un relato inquietante Federico, cuando tenemos tantas posibilidades a nuestro alcance parece que nunca queremos decir basta y queremos más. Da la sensación que el protagonista no acepta una realidad y la única manera de no sentirse solo es tener a alguien que sea igual que él. Perturbador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu lectura. Es cierto, el protagonista tiene un serio problema de soledad; o más bien lo tenía cuando era humano.
      Muchas gracias por el comentario, Ziortza.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Nunca es suficiente...

    Como seres humanos siempre estamos deseando y buscando la perfección.

    Mas me pareció un relato interesante, en el que pareciera que habla de la tecnología, mas yo lo veo como alguien que se dio cuenta que las cosas no deben adaptarse a ti solamente, tu también tienes que adaptarte y modificar algo de ti, para poder estar completos, por lo que al final optó por enchufarse y tener mas semejanza con su pareja.

    Me pareció una linda historia de amor con final feliz ;)

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación, Tere. Si bien se lo puede considerar de ciencia ficción, eso es solo un contexto, se trata de una relación humana.
      Depende cómo se lo interprete, puede ser o no una historia feliz. Te agradezco mucho el comentario :)

      Saludos!

      Eliminar
  7. ¿Es esto lo que nos espera por estar 24 horas conectado, los siete días de la semana? La desconexión con nuestra parte humana y la transformación en máquina.
    Siniestro y genial. Un abrazo, Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la transformación ya haya comenzado de manera imperceptible.
      Me alegra que te haya parecido genial mi siniestro relato. Te agradezco mucho el comentario, Bruno.
      Abrazo virtual.

      Eliminar
  8. Si es que tenía que ser un relato de Federico Rivolta, sin duda tiene tu firma.
    ¡Qué bien cerraste el círculo de jugador a juguete enchufable!
    Yo le veo una segunda acepción a tu relato, esos hombres y mujeres que juegan con sus parejas a hacerlos a su imagen y semejanza anulando las características propias y genuinas...esas mujeres y hombres que se dejan inducir por...
    Un abrazo grande Federico, eres un cuentista estupendo.
    Isabel Caballero...seguidora tuya desde TR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente lectura la tuya, Isabel. El relato es en parte una metáfora de algo que ocurre con regularidad.
      Muchísimas gracias por el comentario.

      Un fuerte abrazo para ti.

      (Cuídate de los juguetes enchufables y de los que quieren convertirte en uno)

      Eliminar
  9. El juego del creador, manejar y manipular a nuestro antojo.
    Con tu texto hasta parece fácil, diría que práctico, sin emociones, sin alma. Todo a nuestro gusto.

    Me recuerda a la película Equals, erradicar la emoción es el primer paso a nuestra pérdida como individuos.

    Muy bueno, :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar