Leen este blog:

viernes, 24 de marzo de 2017

MUCHACHA ENCHUFABLE




La saqué de la caja y puse a cargar la batería. Poco después abrió los ojos; unos ojos brillantes y amarillos.

Virgen. Pura. Solo para mí.

Condicioné su cuerpo de curvas metálicas. La recorrí con los dedos, temblando de deseo ante su cromo inalterable.

Llené su memoria con la música y libros que más me gustaban. Llené su memoria con mis secretos. Llené su memoria con mis mentiras.

Muchacha enchufable… Ella me dio todo cuando me cansé de dar. Ella me aceptó tal y como era cuando no acepté esta realidad.

Le enseñé a odiar a mis enemigos hasta que fuimos nosotros contra el mundo; hasta que no hubo mundo fuera de nosotros.

La convertí en mi prostituta y en mi princesa, hasta que comencé a sentir que todo era demasiado fácil. Éramos de naturalezas distintas, y yo necesitaba tener una relación más pareja.

Un día encontré la solución; la compañía que me la vendió había sacado una actualización que permitía una transformación completa, y enseguida encargué las nuevas piezas.

Saqué todo de la caja y puse a cargar la batería. Luego cerré los ojos y me conecté.

Muchacho enchufable… Volví a abrir los ojos; unos ojos brillantes y amarillos.







Si te gustó este microrrelato, tal vez te guste: