Leen este blog:

martes, 12 de agosto de 2014

Y NADIE MÁS




Un día, sin previo aviso, el suelo bajo mis pies se derrumbó.

Caí en un extraño fango primitivo, quedando enterrado hasta la cintura.

Quise salir de aquel caldo oscuro y repulsivo, pero éste me sujetaba con fuerza, como una criatura viva.

Al cabo de un rato de estar ahí atrapado, me acostumbré; me acostumbré al olor y me acostumbré a no poder mover mis piernas. Llegué incluso a sentirme seguro dentro de ese pozo, pero aquella situación era insostenible y pronto mi asquerosa trampa comenzó a devorarme.

Cuando noté que me estaba hundiendo comencé a gritar, y entonces una pareja mayor apareció. Me sujetaron con desesperación, uno de cada brazo, pero mi muerte parecía inevitable.

– No creo que podamos ayudarte esta vez, quizás haya llegado tu momento de partir – dijo ella haciendo un esfuerzo para que las palabras no se le atravesaran en la garganta.

– Sí, que se vaya – dijo él con una férrea actitud.

Y ambos se retiraron dejándome a mi suerte.

En los siguientes minutos, cientos de individuos pasaron junto a mí. Seres sin rostro, tristes marionetas que arrastraban sus pies en forma mecánica.

Camuflados en aquella desalmada multitud, visualicé algunos rasgos conocidos: un ojo que me miraba afligido, una boca que emitía un suspiro leve; pero por mucho que les supliqué, todos ellos continuaron marchando.

Una de las marionetas se acercó, llevaba puesta una máscara roja con una enorme sonrisa pintada. Se quedó mirándome inmóvil durante unos segundos y luego me pisó la cara, hundiéndome aún más en mi pozo.

Comenzaba a sentir que no saldría de allí cuando un hombre vestido de traje y corbata llegó. Se trataba de un profesional, un especialista en el rescate de personas. Puso su maletín a un lado, se arremangó, y me dio una serie de indicaciones para que trabajáramos de manera metódica en mi liberación.

Recién había empezado a sacarme cuando de repente se detuvo. Me dijo que no tenía más tiempo para mí, que debía ayudar a otros que estaban en la misma situación. Lo entendí a la perfección, en estos tiempos que corren es común caerse a un pozo lleno de un extraño fango primitivo.

Corrían las horas y mis esperanzas para salir de aquel flemático vórtice se agotaban. La execrable sustancia comenzaba a cubrir mis hombros cuando una muchacha apareció ante mí. Me tomó de las manos y dio todo de sí por rescatarme; pero no había caso, sus fuerzas no eran suficientes y yo seguía descendiendo en forma helicoidal hacia mi sigilosa tumba.

En un último esfuerzo, la joven resbaló y por poco no la arrastré conmigo. Nos miramos a los ojos y juro que jamás vi rostro más bello.

– Murámonos juntos – me dijo –, porque vivir sin ti no es vivir.

Solté sus delicadas manos y contemple su mirada, su gesto era tan triste que detuvo el tiempo.

– No te preocupes – le dije –, morir habiéndote conocido no es morir.

Se alejó llorando sin consuelo entretanto yo me hundía de manera inexorable.

No soy un hombre de plegarias, pero cuando solo me quedaban unos segundos más de vida hice lo que cualquier persona hace cuando se encuentra con la mierda hasta el cuello: miré al cielo y pedí ayuda divina. No esperaba obtener una respuesta, y quizás por eso no la obtuve.

En el acto final, cuando la sustancia llegó a sumirme por completo, extendí una mano hacia arriba. Estaba a punto de morir ahogado cuando alguien me sujetó, y haciendo un enorme esfuerzo logró liberarme.

Quedé tirado a su lado, con los ojos embarrados, tosiendo para largar toda aquella ponzoña que colmaba mis pulmones.

Comencé a reponerme, no podía creer mi buena fortuna. Corría una brisa fresca y las aves vitoreaban mi éxito; poco a poco fui disfrutando de aquella hermosa tarde primaveral.

Cuando retomé el aliento, aún sin poder ver a mi héroe, le agradecí por haberme salvado la vida.

– No me lo agradezcas – dijo una voz familiar.

Limpié mis ojos y ahí estaba él, un hombre exactamente igual… a mí.





Este relato es la segunda entrega de la Trilogía Apocalíptica, que incluye además:
LOS HOMBRES DE BLANCO  y  ENCADENADOS

46 comentarios:

  1. El relato está muy bien y al final esa moraleja de que, a veces, sólo uno mismo puede salvarse también me ha gustado. Sólo quiero hacerte dos apuntes sin ánimo de molestarte. Igual estoy equivocada yo, pero quitaría las dos comas que tienes delante de la "y" en el segundo párrafo. En muy pocas ocasiones se pone coma delante de la y.

    Esta frase "Se trataba de un profesional, un especialista en el rescate de personas que se habían caído a un pozo" la dejaría en "Se trataba de un profesional, un especialista en el rescate de personas". Lo dejaría así en general para evitar la repetición de la palabra "pozo"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus sugerencias, tenés toda la razón en ambos apuntes.
      Los corregiré.
      Espero que me sigas leyendo y me sigas dando tu sincera opinión, que no me ofende.
      Abrazo

      Eliminar
  2. No te preocupes, a mí me corrigen también y eso me ayuda mucho a mejorar mis escritos. Por eso pienso que si veo algo en los escritos de los demás debo decirlo y tratar de ayudar como hacen conmigo. No siempre veo todo lo que se puede corregir porque todavía me trago cosas que no me saltan en una primera lectura. Otras veces, no me atrevo a decir nada porque hay gente que se lo toma mal.
    Nos seguimos leyendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, María. Gracias de nuevo por tus apuntes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Ya sabes el dicho! Si no te cuidas tu mismo, quien te va a cuidar... Estupendo, con tintes de thiller psicológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Miguel.
      Gracias por tu comentario y seguí cuidándote.

      Eliminar
  4. Al final, el único que puede sacarnos del pozo, somos nosotros mismos; el resto de nuestros seres queridos pueden intentar ayudarnos, pero si nosotros no ponemos de nuestra parte.. no hay nada que hacer!
    Muy bueno, me ha gustado mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ángela, muy bien dicho.
      Me alegro mucho de que haya gustado.

      Eliminar
  5. Es genial, Federico! Por todo, todo lo que sugiere, y el absurdo tan bien elaborado. Y está cerrado de maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Guillermo.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tocar fondo, darse cuenta y querer salir del pozo, solo asi te puedes salvar. Exelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho, Estela.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Felicidades Federico. Excelente trabajo hermano, digno de ser compartido con personas en diferentes lugares del planeta, una forma de llegar a ello/as con palabras que alimentan el espíritu de cada uno, una forma bella de ayudar a las personas. tus palabras me recuerdan lo que el día de hoy compartí con las personas por medio de un video, donde se puede apreciar que es uno mismo el que decide que puertas abrir y cuales cerrar. Mi video lo comparto contigo y dedicado a lo mas importante en mi vida, que es mi hijo Santiago. puedes verlo al siguiente enlace; https://www.youtube.com/watch?v=fNCS_4QsFhM Saludos desde Colombia. Carlos Anel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, agradezco tus palabras.
      Me alegro que te haya gustado mi relato y de que lo veas como un mensaje positivo.
      Saludos

      Eliminar
  8. Pues con todos estos comentarios, es muy poco lo que puedo decir, estimado Federico. Un relato excelente, con una metáfora directa y sin ambigüedades, que además llama a la reflexión. Una historia envolvente, que muestra cuan deletéreo puede llegar a ser nuestro trasfondo psicológico, y que a la final, quien no ponga de su parte, no saldrá de ese pozo nunca. Te felicito, hermano. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es poco lo que puedes decir, aprecio mucho tus palabras.
      Abrazo grande, amigo Alonso.

      Eliminar
  9. Excelente relato Federico, y al igual que el poeta Alonso Gaudionlux, opino que cualquier comentario de mi parte estaría de más; cierto es que lo he disfrutado mucho, aunque el especialista a ti se te presentó en traje y corbata, a mi suele presentárseme en traje informal, en todo caso, el gran esfuerzo debemos hacerlo nosotros mismos si queremos salir del compromiso en que estamos, como tú muy bien lo has reflejado. Salud amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Romulo.
      Es verdad lo que dices, esos especialistas aparecen de muchas formas y, aunque nos dan una mano, su ayuda nunca alcanza.
      Abrazo

      Eliminar
  10. ¡Brutal relato! ¡Me ha encantado! No creo que hubieras podido cerrarlo mejor: sugiere tantas cosas...

    En la vida nos encontramos muchos pozos, y el cómo/si salimos de ellos depende de taaantos factores...

    "– Murámonos juntos – me dijo –, porque vivir sin ti no es vivir." <--- Impresionante frase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marsar, me gusta como siempre eliges el momento de la historia que más te ha impresionado.
      Agradezco mucho tus palabras.

      Eliminar
  11. Muy bien, Federico ... y si hay palabras favoritas al usar "la mierda", "mascara" etc. jaja

    Pero bueno, me acorde de una frase de Mahatma Gandhi "Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente sería una burla cruel".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente la cita, Galina.
      Según la manera de interpretar el cuento, podría ir perfectamente.
      Saludos

      Eliminar
  12. Simplemente me encantó!!! Cuando te encuentras en una situasión así, algunos intentan ayudarte y en la primera complicación abandonan, otros pasan de largo sin titubrar, están los que ponen cara de circunstancia, y hacen muecas como si les afligiese tu estado pero resuelven que nada peden hacer. Alguno aprovecha tu caida para pasar encima tuyo, y hasta lo que se presenta como un acto de amor demuestra que no es tal cuando también te abandona. Entonces solo queda darte cuenta que la única manera de salir es por ti mismo.
    Esa es mi interpretación y me encantó la manera en que lo expones.
    Una de las partes que más me gustó:

    – Murámonos juntos – me dijo –, porque vivir sin ti no es vivir.
    Solté sus delicadas manos y contemple su mirada, su gesto era tan triste que detuvo el tiempo.
    – No te preocupes – le dije –, morir habiéndote conocido no es morir.

    Un placer leerte... Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó como expusiste tu interpretación, estoy de acuerdo con lo que decís.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Muchas gracias por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Un relato magnífico, triste y esperanzador, oscuro y diurno. Y tan real en su fondo. El poder está en uno mismo, me encantó Fede, felicitaciones.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ale.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. Saludos, muy buen relato y excelente final. Ciertamente uno mismo es el que tiene que hacer algo al respecto para sacarse del hoyo. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Mery.
      Un saludo!

      Eliminar
  15. Impresionante relato Federico , bien a tu estilo y con un final para reflexionar sobre la depresión. Muy recomendable su lectura por eso lo comparto amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. Me alegro de haberte impresionado con este relato. Es una muy buena interpretación la de la depresión. Abrazo, Jorge!

      Eliminar
  16. La lucha eterna entre la propia conciencia y la falsa realidad, inequívoca y absurda. Pesadillas que conviven con nosotros y se niegan a marchar... excelente relato, angustioso y a la vez vital. Felicidades Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y las palabras, Frank. Poético comentario el tuyo; genial.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Gracias por tu breve pero espontáneo comentario, Andrés. Me alegro de que así te haya resultado mi cuento.

      Eliminar
  18. Muy bueno!! Solo TU puedes sacarte de tu propio fango.
    Saludos Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Me alegro de que te haya parecido tan bueno y te deseo mucha suerte en caso de que alguna vez quedes atrapada en el fango.
      Saludos!

      Eliminar
  19. Una historia salida de una mente surrealista. Solo nosotros podemos salir de los lodos en los que nos mete la vida o nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad fue algo que me pasó, quizás no exactamente de este modo, pero así es como lo recuerdo :)
      Es cierto lo que decís. A veces las cosas suceden; otras, somos los únicos culpables y debemos hacernos responsables. Un saludo, Santiago!

      Eliminar
  20. Me pregunto cuantos de nosotros estamos en el pozo y nos gusta vivir allí, tu final es crudo pero real. Sabes, en varios de tus relatos me hace recordar la narrativa del cuento "La máscara de la muerte roja".

    gracias, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos seres de máscaras rojas tienen sus similaridades. Un honor demasiado grande la comparación que has hecho, Gabriela.

      Gracias por el comentario! Cuídate de los pozos.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Luis Vicente!
      Cuesta ponerla en práctica, pero a veces no hay otra opción.

      Eliminar
  22. ¿Quien no ha caído en un pozo alguna vez? Creas un ambiente asfixiante que me encanta. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Alma.
      Espero que no vuelvas a caer en uno.
      Muchas gracias por el comentario!

      Eliminar
  23. Coincido con Alma, ¿quién no ha caído en un pozo alguna vez?, aquí el punto es ¿cuántos han logrado salir de él?. Como bien lo mencionas, solo nosotros mismos podemos salir de allí, tal vez con el apoyo de los demás pero de nosotros depende si salimos o nos hundimos.

    Excelente Federico, como todo lo que escribes. Siempre me quedo con algo para reflexionar.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Tere. Lo importante no es evitar caer al pozo -eso siempre va a suceder alguna vez-, lo importante es salir de él.
      Me alegra mucho que te haya parecido así.
      Saludos!

      Eliminar