Leen este blog:

miércoles, 8 de abril de 2015

EL ENEMIGO DEL HOMBRE




Un niño calvo, de aspecto famélico y alas corroídas pasea junto a su madre. Van esquivando la escoria de una ciudad que perdió su nombre:

– ¿Cuándo llegará mi momento, madre? – preguntó el príncipe de la decadencia – Deseo traerles pestes y hambruna, quiero ver a los hombres revolcándose en el lodo luego de vaciar sus ríos, ansío el momento en que me proclamen rey de sus dolencias.

Ella le acarició la cabeza con su mano de dedos largos y uñas afiladas:

– Lo lamento, hijo; hemos llegado tarde.


44 comentarios:

  1. ¡Un genial microrelato Federico! :)
    Aprovecho para comunicarte que te he concedido unos cuantos premios en una entrada muy especial publicada en mi blog :) Cuando quieras puedes pasar a buscarlos:

    http://donde-los-valientes-viven-eternamente.blogspot.com.es/2015/04/100000-visitas-superadas-en-el-blog.html

    ¡Un abrazo muy grande, cuídate mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hammer!
      Nos vemos en tu blog. Abrazo grande.

      Eliminar
  2. Genial relato, en pocas palabras dices mucho. No debemos temer a los demonios, los llevamos dentro. Un abrazo Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho, María.
      Muchas gracias por el comentario. Abrazo!

      Eliminar
  3. Como siempre, original y talentoso por excelencia amigo. Gran micro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amigo.
      Abrazo grande, Jorge!

      Eliminar
  4. Excelente micro Federico, una escena narrada con maestría, el mensaje es evidente y poderoso. Un aplauso.
    ¡Un abrazo amigo de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprecio mucho el comentario, amigo de las letras.
      ¡Abrazo grande, Edgar!

      Eliminar
  5. Un micro preciso y contundente. Nadie puede librarnos de ese enemigo, desde luego. Un enorme mensaje escrito en pocas palabras.
    Un saludo, Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Ricardo!
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Eres un maestro Federico Rivolta. No se puede decir más con menos. Un abrazo y mi admiración

    ResponderEliminar
  7. El mensaje, la fotografía y las letras precisas para dejarnos sin aliento. Mis felicitaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por ello, Sonia. Muchas gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  8. ¡Maldita humanidad! Siempre truncando los sueños de las jóvenes promesas. El hombre sólo tiene un enemigo, él mismo. Ni el príncipe de la decadencia puede ser más cruel con nosotros de los que nosotros ya somos. Me encantó Federico Rivolta, alias Señor Oscuro (espera que se recomponga un poco la tierra y ya llevas a cabo tu maléfico plan). Es broma! ¿Sabes cuál sería para mí el contrario de tu micro? El poema de Nezahualcoyotl "Amo el canto del zenzontle/pájaro de las cuatrocientas voces/amo el color del jade/y el enervante perfume de las flores/pero más amo a mi hermano, el hombre". El hombre no es malo, comete errores y lo mejor de todo es que aprende. Así que ánimo!!! No desistir!! Que seguro aprende y reconstruye el mundo para volver a la peste! jaja. Un fuerte abrazo genio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que comentario! Es más largo que el cuento :)
      Es cierto, este cuento suena opuesto a ese poema en varios sentidos. También creo que hay esperanzas.
      Me alegro mucho de que gustado, Ana Lía. ¡Abrazo grande!

      Eliminar
  9. Estupendo micro. Creo que la inconsciencia del hombre puede competir incluso con la misma muerte.

    Muchas gracias, me gusto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Francisco. Dura reflexión la tuya, pero muy buena.
      Me alegro de que te haya gustado. Saludos!

      Eliminar
  10. Parece que los hombres se bastan y se sobran para lograr su propia decadencia y degeneración. Es penoso, pero no deja de hacerme sonreir la decepción del pequeño y malévolo ser :))

    Muy bueno, Federico!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise retratar al protagonista con el mismo entusiasmo de un niño que va a una feria o a una juguetería. Es malévolo, pero es tan puro que también me da un poquito de pena su decepción :)
      Muchas gracias por el comentario, Julia!!

      Eliminar
  11. El terror más puro puede venir de la mano de los niños. Porque, ¿quien espera el mal de ellos?, ¿quién podría hacerles daño para defenderse?. Breve y afilado como una cuchilla, Fede. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A diferencia de la maldad compleja de los hombres, la de este niño es pura y sin vueltas.
      Muchas gracias por la visita y el comentario, Fer. ¡Abrazo!

      Eliminar
  12. Siempre consigues transmitir mucho con tan sólo un par de párrafos. Tu capacidad de visualizar la escena y mostrárnosla es digna de cualquier alabanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Alejandro. Un honor, amigo.
      Abrazo!

      Eliminar
  13. Pobre.... Ni siquiera le dejamos gobernar al Señor de la decadencia... Qué triste. Egoístas hasta para eso.
    Muy buen micro. Me ha gustado mucho :) Aunque duele ver la realidad a la que, si no hacemos algo, estamos condenados a alcanzar :(
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Carmen :)
      Es cierto eso que dices :( aunque también creo que aún se pueden hacer cosas.
      Abrazo grande!

      Eliminar
  14. Se le adelantaron jeje, buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, al parecer nos adelantamos nosotros.
      Gracias por dejar tu comentario, Orutrasiul!

      Eliminar
  15. Para variar, me dejas con la boca abierta Federico. El principe de la decadencia destronado por los señores de la decadencia... nosotros.
    ¡Qué bueno! Un placer leerte compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amigo poeta!
      Exactamente, Oskar; él es tan solo el príncipe. Cualquier demonio que inventemos no es más que un niño al compararlo con la maldad que puede llegar a tener el humano.
      Abrazo!

      Eliminar
  16. El enemigo,pues vino a mi cabezota el anticristo,siempre queriendo copiar,un nacimiento,un niño,sip:p eso que para muchos es el mito de la analogia y contraparte de el nacimiento de El salvador...pues es más que una simple imaginación y mito para mi.
    y tu relato COMO TODO LO QUE HACES... extraño,pero,siempre exquisito y placentero de leer.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten las extrañas cosas que escribo, Ady.
      Gracias a vos por tu visita y por dejar tu comentario.

      Eliminar
  17. Duro relato por la reflexión a la que nos obliga.
    No hace falta seguir buscando, en nosotros mismos tenemos lo peor, aunque siempre hay que mantener la esperanza de que también hay seres humanos capaces de lo mejor.

    La "ilusión" del niño, genialmente descrita, no puedes dejar de sonreír delante de ese niño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísima tu reflexión. También me gusta el entusiasmo de ese niño..., aunque nos odie tanto.

      Muchas gracias por dejar tu comentario, Conxita. Saludos!

      Eliminar
  18. Los hombres somos dueños de nuestros actos y nuestras desgracias. No necesitamos a Dios, a los dioses mitológicos, al Destino, Los Hados, La conjunción astral, etc. Nos bastamos a nosotros para destruirnos.
    Genial micro. Y excelente final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Marisa; somos nuestros peores demonios.
      Muchas gracias por el comentario.
      Abrazo grande!

      Eliminar
  19. ¡Federico!
    Como siempre dejándome sin Palabras, fascinada con esa forma que tienes de decir tanto, con textos tan cortos...
    ¡Buah! Un Pequeño con ansias de destrucción... Estoy convencida de que la Ciudad aún tenía un foco de Resistencia... O, al menos, eso prefiero pensar... ;)
    ¡Besis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Campanilla.
      También me gusta la idea de que aún quede un foco de resistencia; habrá que formar parte de él.
      Besos.

      Eliminar
  20. cuanto has dicho en tan pocas palabras, veo que no soy el único arto de ser persona. Fabuloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese pequeño demonio no nos llega ni a los talones.
      Te agradezco mucho el comentario, Juan.

      Eliminar
  21. Me hizo sonreir el final, es como uno de esos chistes que provocan risa precisamente porque sabes que reflejan la realidad tal cual. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte hecho sonreír, Santiago. Gracias por el comentario :)

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Me alegro de haberte causado escalofríos, Gabriela. Da más miedo aún si uno piensa que no está tan alejado de la realidad.

      Eliminar