Leen este blog:

martes, 17 de octubre de 2017

LOS ANTEOJOS MÁGICOS




Ocultismo, nigromancia, demonología...; era uno de esos sitios donde uno siente que no será el mismo tras cruzar la puerta.

Sergio tomó aire e ingresó. El lugar estaba a oscuras, y al principio creyó que no había nadie. Luego notó que, rodeada de estantes abarrotados de pócimas y viejos libros, estaba sentada una anciana:

– Buenas tardes, Sergio – dijo la señora –; tengo justo lo que necesitas.

– ¿Cómo sabe mi nombre?

– Soy bruja – dijo ella.

La señora se puso de pie y él pudo verla con claridad. La piel de la anciana parecía hecha de cera, de cera derretida; una piel que intentaba cubrir con escasos cabellos que se habían vuelto blancos con el correr de los inviernos.

La anciana recorrió uno de los estantes con su mano huesuda, pasando junto a varios objetos cubiertos de polvo, hasta que tomó unos anteojos.

– Con estos anteojos mágicos tu éxito con el sexo opuesto será superior al que podrías imaginar. Pronto te verás rodeado de mujeres hermosas.

Sergio no creyó que aquello fuera cierto, pero pensó que no perdía nada por probar, además ella no le pidió mucho dinero por el artefacto.

– Una cosa más – continuó la vendedora –: jamás te los saques frente a las mujeres que conquistas, o las perderás de manera inmediata.

Al llegar a su casa se probó los anteojos frente al espejo y se vio diferente. No solo parecía más inteligente, su rostro era más bello e incluso se veía más musculoso. Salió entonces a la calle con la intención de devorarse al mundo.

Miró a cada mujer que pasaba, y ellas lo miraban de vuelta; las saludaba, y ellas lo saludaban; Sergio estaba en el centro del universo. De pronto vio a una muchacha que llamó en verdad su atención...

Una joven pelirroja miraba la vidriera de un negocio y giraba la cabeza con disimulo para observarlo. Sergio se perdió en su figura y a ella se le escapó una sonrisa. Fueron los labios más bellos que él había visto. La joven bajó la mirada con timidez, pero enseguida la levantó mientras él se le acercaba.

– ¿Te conozco? – preguntó la joven.

Sergio hizo el chiste tonto de que era probable que lo estuviera confundiendo con un actor de cine, y pronto la conversación fluyó llena de risas. Minutos más tarde la invitó a tomar un café con total naturalidad.

Al día siguiente volverían a verse, y Sergio se preparó frente al espejo para la cita. Se preparó como cualquier día, con la excepción de que se colocó, con sumo cuidado, sus anteojos nuevos.

Cenaron, bailaron y caminaron por el parque; y no hubo un instante en el que él se quitara su accesorio mágico. Cuando se hizo tarde, la invitó a pasar la noche en su departamento.

Sergio se sacó toda la ropa, pero aun así se dejó las gafas.

– No te molesta que me deje los anteojos puestos, ¿verdad?

– Para nada – dijo ella –; me encanta cómo te quedan.

Sergio tuvo el mejor sexo de su vida; jamás había estado con una mujer comparable en sus aptitudes amatorias. Ni siquiera sus mejores amantes, aquellas a las que consideraba pesos pesados en conocimientos anatómicos, habrían sido rivales para aquella muchacha.

A la mañana siguiente la despertó con una taza de café en cada mano.

Durante el desayuno no se sacaron la mirada de encima, y de pronto ella tomó coraje para decirle lo que ya era evidente:

– Sé que todo ha pasado demasiado rápido, pero creo que este es el inicio de algo especial.

Entonces él ya no pudo continuar guardando el secreto:

– Siento lo mismo, y es por eso que debo dejar de ocultarte quien soy.

Sergio cerró los ojos y se quitó los lentes. Al abrirlos vio todo nublado, hasta que poco a poco volvió a ver con claridad el rostro de su amante. Su piel parecía hecha de cera, de cera derretida; una piel que intentaba cubrir con escasos cabellos que se habían vuelto blancos con el correr de los inviernos.








Si te gustó este cuento, tal vez te guste:

30 comentarios:

  1. Muy bueno el texto y muy lista la bruja jajaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Yolanda; muy lista. Dicen que las brujas saben por brujas, pero más saben por viejas.

      Muchas gracias por el comentario :)

      Eliminar
  2. Federico, creo que por primera vez te pillé, ya que imaginaba que la chica era la bruja, demasiada perfección para ser real, ja, ja.

    Sabes, así mismo es la vida, vivimos eternamente con unas gafas mágicas puestas, nos hacen ver lo que queremos ver, no lo que es, y la realidad dista mucho de lo que deseamos ver.

    Me ha gustado tu relato Federico, porque tiene un final con moraleja, decir ante todo la verdad, deja al descubierto los engaños de los demás.

    Quizás Sergio hubiera sido capaz de sacrificarse por el placer vivido, pero por su actitud sincera creo que no le perdonaría el engaño.

    Con gafas o sin gafas, la vida debería ser así de placentera.

    Te envío un abrazo con mi piel de cera derretida, ja, ja, de bruja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te estás volviendo cada vez más observadora, Harolina. Ya verás, volveré a tomarte por sorpresa en mi próximo relato.

      Muy bonita tu reflexión.

      Yo no te veo como bruja, aunque quizás sean mis anteojos los que me estén fallando.

      Muchas gracias por las risas y el comentario!

      Eliminar
  3. Un texto muy ingenioso. Me ha gustado la trampa que tiendes al lector, y que con un poner y quitar de gafas se desvela todo el truco. Más que bruja era una trilera la vieja.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así el relato, César.
      Gracias por el comentario.
      Cuídate de los trileros... y de los mimos.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Hola Federico:

    Creo que me pareció un poco predecible el hecho de que no lo dejara ponerse las gafas en la tienda, sin embargo aunque corto un relato excelente que te mantiene entretenido hasta el final.

    Me ha divertido la expresión que debió tener Sergio al ver con quien estaba, lo difícil es creer como aun cuando esa persona no es físicamente lo que esperabas no puedes aceptar que podrías ser 100% compatible.

    Creo que a muchos nos ha pasado, tenemos expectativas físicas de personas ideales, y terminamos con quien no tiene nada que ver con esas expectativas, y es lo mejor que te puede pasar, estar con alguien que estés cómodo no con alguien que te haga ver bien.

    Por eso mismo debe uno olvidarse de lo que la sociedad etiqueta como feo o bonito, son solo estereotipos.

    Que tengas excelente día ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal vez dejé demasiadas pistas. Saqué esa frase.
      Me alegro de haberte divertido.
      Muy bonita la reflexión que haces respecto al relato.
      Muchas gracias por la atenta lectura y las palabras, Tere.

      Excelente día para ti también :)

      Eliminar
  5. Genial microrreltao, es original, plagado de humor y de final sorprendente, pues aunque uno sabe que la mujer que tiene en frente no es lo que parece, debido a la magia de los anteojos, yo al menos no esperaba que fuera la misma bruja que se los vendió, y la manera de exponerlo utilizando exactamente la misma descripción me ha parecido todo un acierto para el impacto y el juego con el lector.
    ¡Abrazo, mi buen amigo de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya parecido así, mi buen amigo de las letras. Me alegra también de haberte sorprendido con el final y que te sirva de lección por si una bruja intenta engañarte.

      Muchas gracias por el comentario, Edgar!
      Te mando un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenísimo!! como todo lo que escribís, paso un rato agradable leyendo tus relatos, chau, hasta el próximo cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Raquelita!
      Hasta la próxima, por este mismo canal.

      Eliminar
  7. Al contrario de los demás, yo pensaba que al quitarse los lentes, el que iba a quedar hecho un monstruo era el jajaja. A mi si me pillaste. Me encanta esa manía tuya de comenzar y terminar varios de tus textos con las mismas palabras. Saludos máster.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte pillado y de que te encante mi manía; no todas mis manías son encantadoras.
      Muchas gracias por las palabras, terrorífica amiga!

      Eliminar
  8. Mira que me olía algo así.... jajajaja maravilloso relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita, el comentario y las risas.
      Saludos :)

      Eliminar
  9. Holaaa Fede!!! Ya de nuevo visitándote tras mi larga "travesía" invernal, que me dejó exhausta y con una lumbalgia bastante molesta. Después se han ido volando los días y ya ves casi regreso a un año vista.
    Una historia curiosa con ese prodigioso artilugio que es capaz de llevar al protagonista al mismo punto inicial en que se hallaba, en fin que sabes jugar al gato y al ratón y en esta ocasión algo me decía que la historia acabaría mal para el prota.

    Un placer perderme entre tus letras.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Estrellita!
      Bienvenida :)

      Un placer tenerte de nuevo por aquí. Espero que estés mejor.

      Es cierto; el artilugio no le sirvió de mucho al protagonista, al menos que desee quedarse con la anciana.

      Te agradezco mucho la visita y el comentario.
      Otro fuerte abrazo para ti! :)

      Eliminar
  10. Je, je, je. Vaya con la bruja, Federico. Engañó al bueno de Sergio pero, por lo menos, éste ganó una espléndida sesión de sexo. ¿Estaremos ante el principio de una bella historia de amor? Sólo tú lo sabes.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Bruno. No puede decir que los anteojos no le trajeron beneficios. Y tal vez sea solo el principio de su historia de amor, con o sin anteojos.
      Muchas gracias por el comentario, amigo.
      Un saludo!

      Eliminar
  11. ¿Quién en engaña a quién? jejeje
    Muy bueno Federico.
    Eso le pasa por intentar ser alguien que no era, aunque puede que esto termine siendo un final feliz, ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario, Irene!
      Me alegra que te haya parecido así.
      Es cierto, eso le pasó por querer engañar a los demás. Claro que no hay buenos y malos en esta historia, tal vez esos anteojos le den más felicidad de la que esperaba :)
      Otro abrazo para ti!

      Eliminar
  12. ¡Oh Sergio!
    ¿quién te dijo que las cosas buenas de la vida se obtienen de manera tan fácil? Incluso apresuré la lectura porque ya intuía que el pobre iba a llevarse un chasco al quitarse los lentes. Pagó el precio por no seguir las indicaciones, se le previno para que pudiera seguir disfrutando el engaño, trato de imaginar el desenlace, imaginar cómo habría reaccionado, ¿pérdida de la cordura quizá? O de menos imaginar si se podría resarcir después de un evento así de traumático. Gracias Federico, porque leer tus relatos siempre me permiten escapar de las actividades rutinarias, me permito un descanso donde me dejo llevar por ese genio que plasmas historia tras historia. ¡Te mando un afectuoso saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por el comentario, Mauricio.
      A mí me pasa igual; la lectura y la escritura me permiten escapar, aunque escapo hacia un mundo que termina siendo una metáfora de nuestra realidad.
      Una alegría que mis relatos despierten eso en ti y que tu imaginación desborde desenlaces mientras los lees.
      Te mando un abrazo!

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y el comentario, Mónica.
      Una alegría que te haya gustado tanto.
      Saludos!

      Eliminar
  14. Muy bueno, amigo. Eso le pasó por no hacer caso a la bruja. jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y por las risas, amigo.
      Un saludo, Pedro!

      Eliminar
  15. Jajajajajajaja bueeeeeenaaaaa la viejita jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de haberte hecho reír con mi relato, Elias.
      Gracias por la visita y el comentario.

      Saludos de mi parte y de la viejita.

      Eliminar