Leen este blog:

domingo, 16 de noviembre de 2014

NOCHES DE PLACER




Podría intentar hacerte creer que soy la ejecutora de una justicia divina, un componente dedicado a repartir a cada quien su merecido. Podría, quizás, alegar demencia; decirte que mis actos son producto de un trauma en mi niñez, de un cambio de rumbo en la estructuración de mis neuronas. Podría…, pero no te engañaría.

Lo mío no es más que un vicio. Sé que tengo la capacidad de dejarlo en cualquier momento, pero lo disfruto. Es un placer, un fin en sí mismo. Lo mío no es heroico, solo soy un monstruo social que se aprovecha del caos que hay en este funesto espectáculo de marionetas llamado humanidad.

Cada viernes por la noche me pongo un provocador atuendo que destaque mi figura, me pinto una enorme sonrisa y salgo en busca de una nueva presa: el primer patético transeúnte infrahumano que me mire con lujuria. A veces me hago llamar Vicky; otras, simplemente me pongo el nombre que él quiera oír. Luego de inventar una cifra acorde a su automóvil, me dejo llevar como un trofeo voluptuoso.

Una vez que estamos a solas, lo primero que hago es encender el televisor y poner la película menos ortodoxa que encuentre. Algunos reaccionan de inmediato ante esa escena, quitándome el control remoto de un manotazo. Me excita esa reacción, me río de su rechazo ante aquello para lo que supuestamente me buscaron:

“¿Te gusta lo sucio, lo perverso?”

El tiempo en que sus labios tardan en comenzar a temblar ante esa pregunta me indica el tamaño de su monstruo interior. Pero mi monstruo es más grande.

Yo leo a la gente, como un terapeuta, aunque lo mío es más intuitivo. No me perfeccioné leyendo libros, sino con la experiencia. Si las imágenes del televisor son pasadas por alto, siempre acierto al escoger mis siguientes palabras:

“Dile a mami lo que te gusta”

El cambio en el tamaño de sus pupilas me indica el grado de no superación de su complejo de Edipo. Nunca fallo cuando realizo esa pregunta, es que no se la hago a todos, sino a aquellos perturbados corazones que se avivarán al escucharla.

Pero lo que más me divierte es meterme con aquello que aman por sobre todas las cosas:

“¡Oh, Dios mío!”

La manera mecánica en que recitan el segundo mandamiento me indica cuánta sangre han derramado para aprenderlo. Me doy cuenta entonces de que en realidad no lo comprenden, sino que lo saben de memoria.

Al momento de cruzarse conmigo, sus crueles destinos estarán escritos. No existen reacciones capaces de salvarlos del sufrimiento que les espera.

Te preguntarás para qué evalúo sus reacciones…; es simple, porque disfruto hacerlo, porque no conozco mayor goce que asesinar a un ejemplar perfecto, uno que falle en cada una de mis pruebas.

Podría intentar hacerte creer que soy la ejecutora de una justicia divina, o decirte que mis actos son producto de un trauma en mi niñez, de un cambio de rumbo en la estructuración de mis neuronas. Pero no intento engañarte; lo hago porque soy un monstruo social, lo hago por placer y nada más.




52 comentarios:

  1. Me encantó el primer párrafo. Capta completamente la atención del lector. Me gustó también ese final que es como el principio, que crea un círculo en la historia, y tal vez en los asesinatos. También explotaste muy bien la parte piscologica de la chica. Como le gusta meterse en la mente de las victimas. Buen relato Federico Merecería una segunda parte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Santiago.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Podría hacerle una continuación... ya pensaré en algo.
      Abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Una asesina analítica, mide cada respuesta de sus víctimas con precisión de cirujano. Muy buen relato, me gustó también la rueda en que empieza y termina la historia.
    Dile a mami lo que te gusta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Ale.
      Abrazos.
      :)

      Eliminar
  3. Me atrapo desde el vamos. Es un relato inquietante y lleno de incertidumbre por lo que realmente pueda suceder. La protagonista es fría y calculadora y trata a sus víctimas de una forma que los termina seduciendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Jorge.
      Me alegro de que te haya atrapado.

      Eliminar
  4. Un relato sobre la esencia pura del mal. Tienes que ver (si no lo has hecho ya) una película de Jaime Balagueró, "Los sin nombre". Va de esta impresión que me ha producido tu escalofriante relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran director el que nombras. No la vi la película, pero ya mismo la agrego a la lista.
      Abrazo, Fernando.

      Eliminar
  5. La primer lectura es la de una asesina que describe su motivación, el placer que le produce jugar con sus victimas como un gato y su ratón. En ese sentido, es un relato genial. Pero tengo la impresión de hay una segunda lectura que no acabo de interpretar. La etiqueta "surrealismo" e incluso esas imágenes de conejitas me parecen pistas. Pero sobre todo creo que la clave está en el "no pronunciarás el nombre de Dios en vano". Creo que me estoy perdiendo de algo, o tal vez me tienes acostumbrado a tus relatos de muchos significados. Me aventuro a conjeturar que esta cazadora tiene por víctimas a otros asesinos seriales o tal vez a sacerdotes. Seguramente me equivoco, pero en todo caso significa que tu cuento despierta estas inquietudes y eso lo hace poderoso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, se trata de una asesina serial de asesinos seriales. Ella los analiza para ver si tienen el perfil psicológico adecuado, pero de todas maneras mata a todos sus clientes indiscriminadamente.
      Debido a la profesión que tiene o que simula tener, Vicky es una presa fácil (como una conejita); pero en esta historia ella es la cazadora.
      A diferencia de muchos criminales, Vicky no intenta justificarse; ella admite ser la única culpable de lo que hace, aceptándose tal cual es.
      El surrealismo no está tan marcado como en otros de mis relatos, ya que la protagonista terminó devorando las escenas.
      Un gusto leer tus cuentos y tus acertados comentarios.

      Eliminar
  6. Gran relato Federico, como dicen todos por aquí, atrapa desde el principio. Muy bien llevado hasta el final. Me gustó,...continuará.....? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jordi.
      Estoy armando una especie de precuela y una secuela de este relato con Santiago. Ya veremos qué sale...
      Abrazo.

      Eliminar
  7. Bien, por fin una asesina honesta, de frente, además con buen gusto al elegir. Me cayó simpática. Llevaría su foto en mi movil sin ningún reparo. Bien Fede, muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que la veas así. Yo también opino que, más allá de su profesión y sus... vicios, es muy honesta y simpática.
      Abrazo, Miguel.

      Eliminar
  8. Muy bueno Federico. Me encanta el comienzo y el final, es muy musical. Es inteligente, sensual y sabe lo que quiere. Algunas partes me recordaron a La Grulla de papel como "monstruo social". Me gusta mucho porque es como una confesión pero en ningún caso va a cesar. Está informando y no le da reparo porque sabe que seguirá teniendo presas. También me recordó al de la máscara roja. Esta padrísimo! Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado y de que te haya resultado musical, quería darle una personalidad y un modo particular de expresarse a la protagonista.
      Es cierto lo de la máscara roja, la hice parecida, como si fuese una manifestación de ese personaje.
      También tenés razón en que seguirá teniendo presas :)
      Abrazo grande.

      Eliminar
  9. Una psicópata que podría catalogarse entre 16 y 17 de la escala del mal de Stone o de repente más allá. Me gusta la descripción que haces, muestras con soltura la pasmosa mentalidad de la protagonista y sus razones francas, creándose un perfil inquietante y perturbador. Tremendo relatazo, maestro Federico! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alonso.
      Yo también creo que está entre esas categorías. El sueño de Vicky es encontrar un psicópata de categoría 22, sería todo un trofeo para ella.
      Me alegra que te gustara.
      ¡Abrazo, amigo!

      Eliminar
  10. Excelente thriller psicológico Fede.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los relatos de asesinos. Sobre todo los narrados en primera persona, con esa indiferencia, esa frialdad. Y justificando todo lo que hacen como si fuera lo más normal del mundo. Un relato genial, Federico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Ricardo. A mi también me gustan esas historias, ya sean perfiles de manual o no.
      Me alegro de que te haya gustado. Saludos!

      Eliminar
  12. Como al resto de las personas que te han comentado, me encanta el primer y último párrafo, queda muy bien que lo repitas. El relato está genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, María!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Se me ocurre que no los mata simplemente los hace ver sus peores demonios que traen consigo, y como todos los tenemos no hay quien se escape.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, a Vicky le gusta infundir miedo a sus víctimas antes de matarlos, y mientras peores sean sus demonios, más miedo sienten.
      Gracias por dejar tu comentario, Gabriela.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Muy bueno Federico, tal como nos tienes acostumbrados. Un abrazo, mi amigo y muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amiga.
      Felices fiestas, Mercedes!

      Eliminar
  15. muy bueno, inquietante solo la lectura, no quisiera ser uno de los pasajeros . un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte inquietado, Clara.
      Un abrazo!

      Eliminar
  16. Podría esgrimir muchas razones para su proceder, pero solo hay una válida: es perversa y ha perfeccionado un método con el que disfruta enormemente. Su mayor logro es saber elegir a sus víctimas y la forma de atemorizarlas; merece su premio...

    Colosal, Federico. Me ha encantando :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado tanto, Julia.
      Muchas gracias por el comentario, amiga.
      Abrazo!

      Eliminar
  17. Excelente relato Federico. Una protagonista muy calculadora. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor que te haya gustado, Oscar. Gracias por el comentario.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  18. Está muy bien esta villana, de entrada entiendes que es inteligente, muy observadora (el detalle de las pupilas me ha llamado mucho la atención) y también decidida sabe lo que quiere o más bien lo que le gusta y no duda en conseguirlo.
    Espero no encontrarme una así en la vida real!!jaja
    Muy bueno Federico, un abrazo!!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Agustín.
      Abrazo grande y ten cuidado si sales un viernes por la noche.
      :)

      Eliminar
  19. La frialdad con la que explica como disfruta de los actos que comete, deja claramente a la vista una psicópata que se autoalimenta de otros especímenes con problemas. Sabe perfectamente que presa buscar para saciar su maldad.
    Escalofriante y realmente bueno Federico.
    Un abrazo!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Irene; ella busca a otros posibles asesinos, pero pocos son como ella :)
      Muchas gracias por el comentario.
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  20. Uff, tremenda tu villana... al menos no intenta poner excusas: es un monstruo social que sólo busca su placer. Me gusta cómo hilas la trama para que empiece y termine como lo hace, te ha quedado genial.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, los villanos suelen excusarse pero ella no es así.
      Me alegra que te haya gustado, Chari. Gracias por tu comentario.
      Beso!

      Eliminar
  21. Tremenda villana camuflada de prostituta. Me cae bien, aunque sea mala malísima, al menos es honesta. =P Está genial. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Soledad. Vicky y yo estamos muy contentos :D
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  22. Un monstruo humano en toda regla, Vicky lleva a cabo sus asesinatos exclusivamente para su propia satisfacción, no se justifica ni se condena por ello. En este relato, la protagonista se nos presenta a los lectores en primera persona, nos confiesa quién es y por qué hace lo que hace, presiento su necesidad de transmitirnos sus secretos, su metodología, de ser descubierta en cierta manera.
    Un texto que nos muestra la maldad como parte de la naturaleza humana, y que nos advierte de que; tanto se puede evitar, como gozar de ella, la segunda opción sería la propia de un verdadero villano, o villana, en este caso. Muy bueno, Federico.
    ¡Abrazo, mi buen amigo de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la reflexiva lectura y comentario, Amigo de las letras.
      Vicky está muy contenta de que la consideres una verdadera villana.
      ¡Un fuerte abrazo, Edgar!

      Eliminar
  23. Una mente brillante, inteligente y totalmente psicopata. La combinación perfecta del asesino serial que pocas veces es descubierto.

    Excelente relato. ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Sofía.
      Me alegra que te haya parecido así. Vicky está muy contenta también.

      Saludos!

      Eliminar
  24. Escalofriante la manera fría de relatarlo, desprovista de cualquier humanidad, disfrutando con la maldad, con analizar a sus víctimas y llevarlas al más puro terror ante de matarlas. La crueldad humana de una mente perturbada que disfruta con el dolor y no tienen ningún arrepentimiento, no lo conoce. Bien descrita esta psicópata.

    Excelente relato que pone los pelos de punta...y te recuerda que la maldad por sí misma existe.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mi piscópata protagonista te haya despeinado.
      Muchas gracias por el comentario, Conxita!
      Saludos.

      Eliminar
  25. Leí que este relato ganó el Bronce a VILLANOS EXTRAORDINARIOS. No podía dejar de saber porque.

    Y ya lo leí y que buen relato, esas mentes psicópatas que creas me parecen geniales, me encanta la forma en la que ésta villana se expresa en la que te explica que no busques un porqué de las cosas, tan simple como "lo hago porque me gusta hacerlo y lo disfruto". Así que a cuidarse de Vicky o como quieran que se llame.

    Felicidades por el premio y seguro debes tener muchos mas o pronto tendrás muchos mas...

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tere.
      Este es un cuento que ya tenía cuando se hizo el concurso y me pareció que era bastante adecuado.
      Así es Vicky, una villana que no tiene miedo de decir lo que es.
      Saludos!

      Eliminar