Leen este blog:

jueves, 27 de noviembre de 2014

SUEÑOS DE UN HOMBRE NORMAL




La primera vez que lo vi creí que era una persona normal. Se podía pasar horas hablando con él sin notar la menor extrañeza.

Alguien me contó que fue el único de su familia en sobrevivir a un terrible accidente; jamás lo habría imaginado, pues siempre estaba sonriendo.

Un día interrumpió una conversación de lo más interesante con un gesto completamente casual:

– Debo retirarme, mis pájaros no se entrenarán solos.

Por supuesto que lo tomé como una metáfora; aunque ahora que lo pienso, ¿a qué otra cosa se pudo haber estado refiriendo?

Como era un hombre muy agradable, un día se lo pregunté. Me dijo que estaba entrenando a una docena de aves para atarlas a una bicicleta y saltar desde un acantilado. Intenté entonces hacerlo regresar del umbral de su locura, pero mi soliloquio no cambió su parecer:

– Lo sé – me dijo , en el fondo lo sé, ¿pero qué otra opción tengo más que la de vivir en una fantasía?

El día llegó y entonces lo vi; surgió del horizonte con una rechinante bicicleta y no más de doce aves atadas al manubrio.

Comenzó a avanzar hacia el precipicio mientras yo lo seguía con la vista; pero en el instante final, cuando estaba a punto de saltar, no pude evitar cerrar los ojos. Al abrirlos no volví a ver a mi amigo, y entonces fui corriendo hasta el borde del acantilado; aunque ahora que lo pienso, ¿qué otra cosa esperaba hallar más que un cadáver aplastado contra la roca?

Entonces, riéndose de Galileo, lo vi elevarse junto a sus pájaros como en un sueño.

Y pensar que la primera vez que lo vi creí que era una persona normal…








Si te gustó este cuento, tal vez te guste:

34 comentarios:

  1. Bravo Federico, excelente relato. Da mucho que pensar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jordi. Me alegro de que te haya gustado y te haya dado que pensar.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Un bellísimo relato. Poesia hecha cuento. Una historia original y muy bie escrita. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado.
      Agradezco tus palabras, Alberto.

      Eliminar
  3. Me ha encantado que a la locura se le de una vuelta de un modo tan mágico. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Víctor. A mi también me encantó tu comentario.

      Eliminar
  4. Nada es lo que parece cuando de personas excepcionales se trata...

    Me gusta mucho el relato, como siempre haces alarde de una imaginación prodigiosa y una gran facilidad para llevarnos contigo a cualquier cosa que hayas imaginado. Genial!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Julia! Un placer recibir tu comentario.
      Nos seguimos leyendo.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  5. Muy bueno Federico, nunca terminamos de conocer a las personas, igual aquellas que nos parecen tan normales resultan las que más nos impresionan. que aquellas que nos parecen tan grandiosas terminan siendo de lo más ordinario. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por dejar tu reflexión, Angélica.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Hola Fede.

    Debió ser muy delgado para que las aves hayan podido con él y la bicicleta.
    Me ha encantado tu micro y lo que más me ha gustado es que no da miedo; al final deja una linda enseñanza: Si sigues tu sueños, crees en ellos, perseveras, buscas como lograrlo, el cielo te abrirá sus puertas.
    Un gran abrazo Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo sonreír el comentario de su delgadez.
      Muy buena tu reflexión, Lucía.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  7. Una magnífica locura bien desarrollada. Lo mejor del relato es la idea tan original. Muy bueno Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Santiago.
      Habrás venido en busca de terror, pero al menos encontraste un relato con algo de locura.

      Eliminar
  8. Muy original. Seguiré espiando tu blog.
    Yo también intento hacer relatos (Con mayor o menor fortuna según el día):
    http://vestirmedepayaso.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres bienvenido, Jhon. Gracias por tu comentario.
      También te visitaré.

      Eliminar
  9. ¿Sueños de cordura o de locura? ¿Un cuento, un relato de una pluma maestra? Me quedo con la impresión de cosas descritas sacadas imaginadas o no, de la mente soledad de vida. Genial, no he visto otro microrelato de igual envergadura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Ildefonso.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  10. Excelente amigo. Totalmente fastinado por el relato y por el blog en general. Enhorabuena. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, David!
      Me alegro de que te gusten mis letras.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Qué buen relato. En realidad, qué es normal?! Algo muy subjetivo, aunque no debería. Muy, muy lindo relato, Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mery.
      Exacto; la normalidad es subjetiva.
      Abrazo!

      Eliminar
  12. Hermosísimo cuento éste, muy bien contado además. Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  13. Nos haces volar con estas cosas. El cuerpo del relato es fascinante y el final tan optimista que resulta tierno. Abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, amigo.
      Abrazo, Miguel!

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Richard.
      Abrazo, amigo!

      Eliminar
  15. Extraordinario, imaginar que esperaba un oscuro final. Te felicito, un abrazo Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho, David.
      Otro abrazo para vos, amigo!

      Eliminar
  16. A veces las personas más tristes son las que más sonríen. Me llamo la atención el título porque aun no logro definir la palabra "normal", para mí las personas que se jactan de normales son las más raras.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene su propia definición de "normal". Tal vez el narrador sea más raro que el hombre de la bicicleta.
      Aprecio tu visita y comentario, Gabriela.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Definitivamente cada quien tiene su definición de "normal", será que por eso me defino como normal pero con bug's, que me hacen diferente jajajajajaaja

    Es genial intentar definir algo "normal", al igual que Gabriela aun no logro encontrar la definición.

    Aunque tener fantasías a veces es un motor en tu vida, y lo mejor, cuando alguna de esas fantasías se hace realidad, creo que uno de mis mayores bugs, es tener n fantasías.

    Estupendo relato como siempre

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó lo de normal con "bugs". Tal vez todos seamos así y esos bugs sean los que nos hagan especiales.
      Me alegra que te haya parecido así mi relato.
      Muchas gracias por el comentario, Tere.
      Saludos!

      Eliminar