Leen este blog:

viernes, 2 de octubre de 2015

ASTAROTH





¿Se siente usted ansioso? ¿Tiene un vacío en su vida que no logra llenar? ¿Siente que está a punto de alcanzar la felicidad pero jamás lo logra?


Las palabras en el anuncio del periódico parecían haber estado escritas para él. Daniel anotó la dirección del lugar y ese lunes al salir de la oficina pasó por allí de camino a su casa.

Ocultismo, nigromancia, demonología...; era uno de esos lugares donde uno siente que no será el mismo tras cruzar la puerta.

Al ingresar vio un anciano con un rostro no apto para menores.

– Buenos días – dijo Daniel.

El empleado no contestó, solo se limitó a apretar los labios arrugándolos, para luego carraspear mientras miraba fijo al cliente.

Daniel no pudo esperar más el saludo, debía volver pronto a su vida de momentos efímeros, frases célebres descontextualizadas, grotescos microrrelatos pseudofilosóficos y memes de internet.

– Estoy buscando algo diferente a cualquier cosa que me pueda imaginar. Busco la solución a los problemas que tengo y a los que aún no tengo también. Quiero llegar al final del camino sin la necesidad de dar un solo paso. Anhelo obtener el primer puesto de una carrera que jamás corrí. Deseo tenerlo todo sin necesidad de hacer nada.

El anciano hizo una sonrisa leve y la arrugada piel de su cuello se izó unos cuantos centímetros.

– Tome – dijo al fin mientras le entregaba un libro negro sin nombre.

Daniel lo tomó tratando de no hacer contacto con las pútridas uñas del empleado.

– ¿Es bueno?

– Los objetos no son buenos ni malos, todo depende de lo que uno esté buscando.

– ¿Cuánto le debo?

– Úselo hasta el viernes y vuelva.

Daniel llevó el libro y esa misma noche lo abrió a la hora en que los fantasmas comienzan su guardia.

Fue volteando sus páginas mirando las extravagantes imágenes de baja calidad artística. Vio que había cientos de conjuros para elegir. De pronto dio con una figura que llamó su atención. Se trataba de Astaroth, “el gran duque del infierno”. El pérfido demonio de alas corroídas lo invitaba a sucumbir ante la lujuria y la pereza. Su aspecto bestial parecía indicar que gozaba de una adoración de antigüedad insondable, aunque los regocijos del dinero y de la carne son atemporales.

El pacto era simple: llevar un feto demoniaco en su vientre a cambio de una vida de placeres frívolos. Pero cargar con un ser mefistofélico en el interior no es tarea fácil; los dolores físicos a los que se sometería serían tan grandes como los beneficios que éste le daría.

Esa noche Daniel colocó las velas según el pentagrama indicado en el conjuro, y firmó el acuerdo utilizando todos y cada uno de sus fluidos corporales.


Al día siguiente, al llegar a la oficina, todas las mujeres con las que se cruzó lo miraron; Daniel tenía algo especial. No era algo en su rostro ni en su cabello, era algo más. Llevaba puesto uno de sus trajes más insulsos y arrastraba los pies ocasionando molestos ruidos en la alfombra de nylon. No obstante, ningún miembro del género femenino (ni tampoco algunos del género masculino) pudo esquivar su mirada.

A medida que avanzaba los paneles blancos de los cubículos de la oficina reflejaban sombras de sonrisas enormes y ojos burlescos. De pronto notó esas imágenes, y la sombra de una mano salió del panel para arrastrarse por la alfombra. Los largos dedos de la figura se aproximaron a los pies de Daniel y éste se detuvo asustado. En ese momento lo chocó una compañera de trabajo que venía cargando una pila de papeles. Cuando volvió a mirar, las sombras se habían difuminado.

– Perdón, Daniel – dijo Florencia – ¿Cómo estás?

Recogieron agachados las hojas que se habían caído mientras ella se sonrojaba ante cada roce de piernas. Florencia era muy bella, ocupaba el cubículo F7 y era la encargada de parametrizar las divergencias. Solo habían hablado unas pocas veces, pero ese encuentro pareció ser el inicio de algo intenso.

Cuando terminaron de juntar los papeles ella continuó su camino y le regaló una última sonrisa. En ese momento un dolor lo atacó. Algo en sus entrañas ocasionaba presión, latiendo en lo más profundo de su ser. Saludó con una sonrisa fingida y se retiró por el pasillo hacía el baño, pero al ingresar con intenciones de vomitar, los golpes que parecían ser puntapiés en su estómago cesaron.


El miércoles por la mañana, en la oficina, Daniel recibió un correo electrónico con la respuesta de un sorteo en el que había participado unos días atrás. Al ingresar leyó: “¡Usted ha ganado un televisor de 50 pulgadas!” Primero sospechó de su suerte, pero lo que parecía ser un puño atravesando su intestino delgado hizo que se olvidara por completo del asunto.

Fue corriendo al baño y allí empujó la puerta. Antes de que ésta se cerrara, vomitó un líquido verde oscuro en el suelo. No había nadie allí por suerte. Al mirarse en el espejo vio que sus ojos estaban colorados y húmedos, y que sus párpados habían oscurecido. Concentró la mirada en un punto del reflejo y su cabeza comenzó a dividirse en dos hasta que llegó a ver un rostro de dos narices y tres ojos. El ojo del centro se llenó de sangre, y un poderoso haz de luz brotó de él y lo golpeó, dejándolo inconsciente.

Despertó recostado sobre el escritorio sin saber qué había sucedido. De pronto escuchó una música de glam rock que lo obligó a mirar por la entrada de su cubículo. Nadie más se asomó al pasillo, era como si solo él escuchara la melodía. No la oía con claridad, parecía provenir de adentro de un frasco cerrado o como si la estuviese escuchando sumergido en el agua.

Entre los paneles blancos, la sensual secretaría del gerente iba recorriendo el pasillo hacia él. Las luces de tubos fosforescentes se apagaban y encendían; solo la que estaba justo encima de ella iluminaba sus rizos dorados, siguiéndola como lo hacían los ojos de Daniel. Llevaba un vestido rojo hasta las rodillas que, de tan ajustado, era como si lo hubieran pintando sobre su voluptuosa figura. Sus piernas se movían balanceando su cuerpo, sin embargo, los finos tacos de sus zapatos se apoyaban en perfecta línea recta. Se acercó a Daniel para darle un sobre de papel madera y luego se retiró guiñándole un ojo en un gesto que duró una eternidad. Él vio como sus pestañas bajaban una a una, arqueándose y rebotando al ascender de nuevo.

El sobre tenía un pequeño papel dentro que decía: “Te espero en la fotocopiadora en 5”. Daniel estuvo allí a los dos minutos y medio. La bella señorita estaba junto a la puerta, y luego de que él ingresara la cerró con llave. La secretaria se sentó en la fotocopiadora y levantó su vestido rojo, dejando a la vista unos carnosos muslos. La fotocopiadora estaba encendida y, mientras él la penetraba con fuerza, sacó suficientes copias del acto como para empapelar el templo de Afrodita.

Pronto se corrió la voz de que Daniel era una especie de máquina sexual. Era cierto; el pacto con Astaroth lo había convertido en un demonio con las mujeres.


El jueves Daniel tuvo una punzada en la boca del estómago mientras bebía su café en el trabajo. Daniel estaba tenido una gran semana, pero comenzó a pensar si podría seguir tolerando tanto sufrimiento.

Tiró el vaso del café en el cesto y fue como si ese fuera el interruptor de la corriente de todo el piso. Las luces rojas de emergencia iluminaron el lugar y una sexy compañera de trabajo con quien jamás había hablado ingresó en su cubículo. Quedó petrificado, contemplándola desde la silla con el rostro a pocos centímetros del busto de la muchacha. Ella llevaba la camisa con los botones superiores abiertos, mostrando el amplio escote como una invitación al paraíso ida y vuelta. La joven empleada se acercó a su oído y describió con un susurro una escena que Daniel solo había visto en sábados solitarios frente al ordenador.

Esa misma noche ella fue a su casa junto con su mejor amiga. Al principio él tuvo miedo de no lograr complacer a las dos morenas paradas en el umbral de su puerta, pero pronto fueron ellas las que no lograron seguirle el ritmo. A mitad de la velada el televisor se encendió sin que nadie hiciera nada, y pasó una melodía psicodélica con imágenes de colores que iluminaron la habitación. En el torso de Daniel se dibujaron rostros amorfos mientras él reía fuera de control.

Luego de que todos se vistieran volvió a ser el mismo hombre amable de siempre, y las dos jóvenes se retiraron agotadas tras el encuentro. Antes de abrirles la puerta hizo un comentario parte en broma parte en serio:

– La próxima vez vengan con otra amiga.

Ellas hicieron una sonrisa cansada y se retiraron aún sin poder recuperar el aliento.

Minutos más tarde Daniel corrió al baño para terminar pasando la noche entera vomitando, casi sin poder disfrutar del recuerdo de lo que acababa de suceder en su departamento.


El viernes, antes de ir a trabajar, fue al médico; aunque sabía que ningún remedio podría detener su sufrimiento. Nada salió en las radiografías, y cuando le preguntaban qué era lo que sentía, sus descripciones no parecían provenir de una mente sana.

Una espiral de lava burbujeante ascendiendo por su vientre. Una serpiente de mil cabezas mordiendo sus intestinos y dejando dos mil pequeños huecos sangrantes. Un líquido corrosivo fluyendo por sus tripas, causando quemaduras que se elevan hasta las puertas de un dios demasiado ocupado para socorrerlo.

Una vez en la oficina, luego de otro fuerte dolor estomacal, fue al baño y se quedó allí durante horas hasta que un compañero fue a buscarlo.

– ¡Dani!, ¿estás bien? El gerente te anda buscando. ¿Será que por fin te darán ese ascenso?

Daniel vomitó sangre en ese momento y supo que tenía que tomar una decisión respecto a sus placeres y a sus dolores. Esa misma tarde se dirigió al lugar en donde había conseguido el libro con el que hizo el pacto con Astaroth:

– Buenas tardes – dijo Daniel. Su rostro estaba pálido con excepción de una aureola negra en los ojos. Sudaba profusamente y apenas podía mantenerse erguido frente a mostrador.

El empleado no contestó, solo se limitó a apretar los labios arrugándolos para luego carraspear como hacía siempre.

– Ahora recuerdo que usted no es un gran hablador – dijo Daniel –. El demonio está creciendo en mi interior, y he pasado los días de prueba. Ahora sé bien qué es lo que quiero respecto a todo el asunto; ya he tomado la decisión.

Sacó el libro sin nombre de su portafolios y lo apoyó sobre el mostrador. Un dolor como nunca antes había sentido lo atacó en el centro del estómago. Las gotas de sudor caían de su frente mojando la tapa negra del libro.

– ¿Ya ha tomado la decisión? – preguntó el empleado – ¿Quién dijo que la decisión es suya?

Un instante después dos garras atravesaron el abdomen de Daniel, abriéndolo al medio mientras él gritaba y se desangraba. Pronto un pequeño rostro se asomó por el agujero; la decisión sobre su vida ya había sido tomada.


38 comentarios:

  1. Excelente Federico.
    Al principio del relato he pensado “Este anuncio va dirigido a mí, tengo que ir a ese lugar· Pero al leer el final ya te digo que no de coña…Jajaja.
    Muy bueno, bien narrado, y con ese punto intrigante a cada línea.
    Moraleja “El que algo quiere, algo le cuesta”
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. Me alegro de que te haya parecido así. Espero que encuentres un lugar como ese pero que tu final sea diferente.
      Abrazo, Oscar!

      Eliminar
  2. Muy buen relato Federico, felicitaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo relato Federico, creo que el anuncio es de lo más atrayente en estos tiempos tan difíciles, usas la misma metodología de la publicidad actual, atrayente pero muy venenosa, luego solo nos queda vomitar la hiel y si no fuimos tan ambiciosos como Daniel, quizás el final no sea tan nefasto y horripilante.

    Me encantaron dos cosas especialmente, el anuncio, desde luego, y la petición kilométrica y desfachatada de Daniel antes de adquirir el libro, por cierto genial detalle el del libro, imagino que según lo que desees el conjuro indicado te atraerá.

    Totalmente reflexivo tu terrorífico relato, pues andamos por la vida deseando y exigiendo cosas que sabemos no merecemos por el hecho de no querer esforzarnos por ellas, al final, la vida no se equivoca, cada cual recibe lo que realmente merece.

    De vuelta al lado oscuro, pero siempre dejando la puerta abierta para que entre un rayito de luz.

    Fascinante relato Federico, yo también he tomado mi decisión, desde luego inducida por el placer... Te seguiré leyendo.

    Mis afectos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran análisis el tuyo como siempre, Harolina.
      Es cierto, Daniel quería obtener todo del modo fácil y así le fue.
      Me alegro de que hayas visto mi relato desde la puerta de luz que dejé abierta.
      Un gusto que me leas y comentes.

      Abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Genial!! De haber sabido que no solo no sería el mismo, sino que dejaría de ser, seguro nunca se le hubiera ocurrido atravesar la puerta. Por eso a los anuncios de periódico que ofrecen soluciones tan tentadoras hay que leerlos con recelo. Me encantó el relato.. ¡Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Fritzy :)
      Muchas gracias por dejar tu comentario.
      Te mando un saludo y espero que te cuides de esas tentadoras soluciones.

      Eliminar
  5. Atemporal es la sed del humano por poseer aquello que no tiene, por devorar aquello que se le ofrece en bandeja de una forma lujuriosa no sospesando las consecuencias que tal acto acarreara...Realmente diabolico Fede!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexiva lectura y comentario, Yolanda.
      Te mando un diabólico saludo.

      Eliminar
  6. Ya sabía que algo oculto existía en esos anuncios... Ahora, cada vez que vea uno, me acordaré de tu relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de transmitir enseñanzas a través de mis relatos oscuros ;)
      Gracias por dejar tu comentario, Ana.

      Eliminar
  7. Hay decisiones que no pueden rectificarse porque no hay descambios tras el periodo de prueba... pobre infeliz tu protagonista, lo comprendió demasiado tarde!

    Muy bueno, Federico :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Julia.
      El infeliz protagonista y yo nos alegramos de que te haya parecido así.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. No hay que fiarsede soluciones fáciles. Nadie da duros a tres pesetas. O eso se decía antes, jejeje.
    Genial relato, con un final aterrador.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejar tu comentario, María. Me alegra haberte aterrado.
      Te mando besines y cuídate de las soluciones fáciles.

      Eliminar
  9. ¡El maestro vuelve a la carga!

    Terror en estado puro, siempre con el fondo didáctico que suele esconderse en tus escritos. ¡Espeluznante relato! Sigue así, aterrándonos... ¡lo necesitamos!. :D

    ¡Un abrazo Federico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las palabras, amigo poeta.

      Todavía hay mucho más terror en mi mente intentando salir, me alegra que sea útil :D

      ¡Abrazo grande, Oskar!

      Eliminar
  10. Simbolismo diabólico para sacar a la luz la despreciable cualidad del ser humano por cumplir sus deseos sin esfuerzo y someter al sexo opuesto a sus fantasías megalómanas. Sin duda, uno de los mejores relatos que te he leído, cosa extraordinaria ante tanto texto impresionante con claro mensaje oculto. Una oscuridad absoluta para dejar ver la señal que transmite el trasfondo de la historia y que se abre camino con el impactante desenlace. Astaroth da uso de la vida humana y sus infames caprichos, de igual modo que se los das tú a la trama para reivindicar una potente moraleja envuelta en puro entretenimiento y disfrute narrativo.
    ¡Abrazo, Amigo de las Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que hayas disfrutado de mi diabólico relato, amigo de las letras.
      Ahora que dices que Astaroth y yo tenemos cosas en común, consideraré hacer algún pequeño pacto con él.
      ¡Un fuerte abrazo, Edgar!

      Eliminar
  11. Fantastico Fede.
    Un personaje que despliega varias de las miserias humanas mas importantes.
    Magnificamente narrado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amigo. Un honor que te haya parecido así.
      ¡Un abrazo, Richard!

      Eliminar
  12. Como soy bastante positiva, y viendo el final de este desgraciado, diré que al menos por un instante pudo tener cosas que le hubiesen resultado imposibles sin ese pacto. Eso sí, yo no voy ni loca a ese sitio. De hecho, si veo un libro negro con dibujitos siniestros me alejo corriendo, jeje
    Me ha enganchado desde el anuncio a la decisión ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te enganchó mi relato, Soledad. Haces bien en correr de ese librito.
      Gracias por el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  13. Moraleja: no hay nada a cambio de nada, no te fíes jamás del demonio. Por supuesto, el inocente de Daniel no lo tuvo presente, aunque fue muy tarde cuando lo descubrió.
    Me ha encantado la atmósfera angustiante durante el proceso de alimentación de la bestia en el interior de su cuerpo, tras cada metamorfosis y sus idas y venidas al lavabo. Una de cal y otra de arena y por fin la decisión final...solo que ésta no era suya, tal y como le confirmó el anciano.
    Otro incauto más.
    Me ha encantado, está logradísimo. Genial.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la atenta lectura y comentario, Marisa. Me encanta saber que te encantó mi cuento.
      Abrazos!

      Eliminar
  14. Intenso relato Federico, aumentando la intensidad del terror sobre esa cosa que llevaba dentro, al tiempo que uno se preguntaba si no era un castigo a la avaricia, al deseo fácil, a todo vale por los medios que sea.

    Me ha encantado la ironía del anciano diciéndole que él no decidía...menuda lección, el protagonista se lo merecía, nadie da nada gratis, nadie.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la reflexiva lectura y comentario, Conxita.
      Sentencia dura la tuya, pero lamentablemente así sucede.

      Un saludo.

      Eliminar
  15. Ha sido interesante que sea un hombre el que, movido por ese deseo de cambiar su insulsa vida, escogiera pactar con un demonio cuyas condiciones eran dejarse embarazar por su semilla... Una cosa es cierta al final, ya no tendrá que preocuparse de su aburrida vida, sencillamente porque todo se acabó para él. Un saludo Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La elección de un protagonista masculino fue importante para el desarrollo del relato. Es interesante que lo hayas destacado porque pensé en elegir una mujer pero descarté la idea.
      Gracias por el comentario, José. Un saludo!

      Eliminar
  16. ¡Hola!

    Wow... Sin palabras. Escalofriante y terrorífico. Nada se consigue sin pagar un alto precio. Y tu protagonista lo ha pagado y muy muy elevado.

    Una gran historia ^^ ¡Abrazo! Y que termines de pasar un gran domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu "Wow" es suficiente palabra para darme una pequeña alegría, Carmen.

      Feliz domingo!
      Mis garras te abrazan.

      Eliminar
  17. Gran relato, sí señor. Como ya se ha dicho en otros comentarios, tus historias no sólo estremecen, sino que nos dejan un claro mensaje sobre las conductas humanas, como sí de los siete pecados capitales se tratase. Ello es una demostración de tu calidad como escritor, por supuesto. Buenos momentos sexuales de oficina y mejores los que el pobre protagonista sufre para colmar sus deseos.
    Por cierto, veo que lo de "parametrizar divergencias" es una actividad bastante habitual... y yo que no lo encuentro ni en la Wikipedia, je, je
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Isidoro. Una alegría que te haya parecido así.
      Eres muy observador; mucha gente parametriza las divergencias en mis cuentos :)
      Esa Florencia que aparece aquí es la protagonista de mi relato "Criaturas de la A a la Z"; se supone que su historia transcurre en el mismo sitio.
      Aprecio tu atenta lectura.
      Un saludo!

      Eliminar
  18. ¡Que buen relato!, te recuerda que los pactos con el demonio siempre tienen su precio. Me encantó el final esa frase ¿Quién dijo que la decisión es suya?. Escalofriante.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte causado escalofríos, Sofía
      Muchas gracias por dejar tu comentario.
      Cuídate de los demonios. Saludos!

      Eliminar
  19. Muy buen relato pero no entendi a que se refiere con ¿parametrizar divergencias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Parametrizar divergencias" es una actividad que inventé. Es realizada en varios de mis cuentos y se supone que es la tarea administrativa más monótona y aburrida que existe.
      Gracias por el comentario, Capitan4!

      Eliminar