Leen este blog:

viernes, 28 de agosto de 2015

NOMOFOBIA




Salí de su casa temblando, las piernas me fallaban, y un nudo en el pecho no me permitía respirar ni pensar con claridad. La había perdido. O tal vez no, tal vez aún tenía una oportunidad con ella. Después de todo sentí un brillo en sus ojos cuando se despidió, sentí que aún podía ver a la persona detrás de ese frío envase de vidrio que acostumbra separarnos, vidrio que se volvía más grueso en los momentos en que mi ansiedad y verborragia salían a la luz.
Caminé perdido en el laberinto de mi mente, cruzándome con los recuerdos de ella en cada rincón. A mi alrededor sonaban celulares que nunca eran el mío, y revisé si acaso había perdido la señal. Un sonido de celular familiar me hizo buscar el mío de inmediato. No era ella, era un mensaje de otra persona; no registré de quién, no tenía importancia. Odié a quien me escribió en ese momento.
Tiempo después volvió a sonar mi teléfono. Se trataba de la batería; se estaba agotando. ¿Qué iba a hacer en caso de no llegar a cargarlo? ¿Y si ella me escribía y no me llegaba el mensaje? ¿Y si ella me llamaba y la atendía el contestador? Di vueltas en el lugar y salí corriendo hacia una dirección cualquiera hasta que choqué con un grupo de mujeres:
– Ayúdenme, por favor – les dije –. Necesito cargar con urgencia mi teléfono celular.
Ellas me notaron demasiado desesperado y me dieron la espalda.
En ese momento vi a un amigo, y le pedí que me prestara su cargador. Me dijo que su teléfono estaba con poca batería también y que, al igual que yo, estaba a la espera de un llamado determinante.
Fui a casa de mis padres, que estaba más cerca que la mía, pero sus cargadores no eran compatibles con mi teléfono pues sus celulares eran de una generación anterior.
Comencé a hiperventilarme, y la ansiedad se transformó en pánico. ¿Qué ocurriría si jamás en mi vida lograba cargar la batería de mi teléfono? ¿Qué pasaría si ella me llamaba y, al no poder comunicarse, creía que era yo el que no quería hablarle?
Me senté en un banco de una plaza a pensar durante un momento, y un hombre de traje y corbata se acercó a preguntarme por qué estaba tan nervioso. Su impavidez me sorprendió, por un momento quise ser como ese hombre; tan opuesto a mí, bien peinado, bien trazado, en paz consigo mismo y con el mundo a su alrededor. Le conté lo que me ocurría y me dijo que mi problema no era ella sino yo, y que luego de muchos años de diálogos casuales, yo lo descubriría. Entonces decidí que no quería ser como él, pues mi problema era inmediato y real, y se solucionaría con un simple llamado por parte de ella.
Una mujer parada en una esquina me llamó. Luego de largar una gran bocanada de humo de cigarrillo me ofreció sus servicios:
– Hola, amor. ¿Estás buscando cargar tu celular?
Le entregué mi equipo sin vacilar y ella lo enchufó por diez minutos.
– Se acabó el tiempo – me dijo –. Son cien, amor.
Al ver el indicador de batería noté que el teléfono seguía igual de cargado que antes, que no había ni aumentado ni disminuido la batería. Entonces supe que pagarle a esa mujer no fue más que una solución pasajera, y que estaba en la misma situación que antes pero con menos dinero.
Mientras seguía corriendo hacia mi casa iba mirando el móvil para ver si recibía algún mensaje de mi amada, pero el casillero seguía vacío. Revisaba dejando intervalos de tiempo cada vez menores; creo que al final lo hacía cada diez segundos, agotando la batería de un modo aún más rápido.
A pesar de lo mucho que corrí, cuando llegué por fin a mi hogar el teléfono estaba a punto de apagarse. Busqué el cargador en el cajón de la mesa junto a mi cama y desesperado lo enchufé a la pared pensando que yo moriría si mi equipo se apagaba antes de que lograra ponerlo a cargar. Pero entonces, justo cuando iba a conectar el móvil, éste dio un sonido de alerta final y su pantalla se puso negra. Miré el teléfono en mi mano izquierda y el cargador en la derecha, luego verifiqué que mis signos vitales aún estaban allí. Seguía vivo, lo que parecía que me iba a matar no lo hizo. Entonces apoyé el celular desconectado en mi mesa de luz y recargué mis energías en un sueño reparador.



miércoles, 26 de agosto de 2015

EL REY DE LAS HADAS




Mi madre siempre me dijo que jamás deje que alguien destruya mis sueños; que nadie tiene derecho a decirme quién soy.

– Es verdad – le dije a Luis –, encontré un hada en el bosque. Estaba caminando entre los árboles cuando vi un destello entre las flores. Corrí y me di cuenta de que se trataba de una especie de mariposa gigante. Al notar mi presencia se acercó, yo extendí la mano y se posó en ella. Es preciosa, tiene ojos enormes color rosa. Su voz es aguda y su sonrisa es de lo más contagiosa.
– ¿Y por qué nadie vio jamás un hada – preguntó Luis – ¿Por qué te eligió a ti?
– Porque soy el rey de las hadas.
– ¿El rey de las hadas? – rió – ¡Pero qué idiota! Más bien eres la reina. Para mí que eres maricón. Cuando crezcas serás un monstruo social, vivirás solo y nadie te irá a visitar. Mirarás telenovelas sentado en un diván, y llorarás mientras bebés té en una pequeña taza de porcelana.
– ¿No me crees? La tengo aquí conmigo.
Luis se acercó mientras yo abría el cierre de mi bolso. Asomó su cabeza hacia la oscuridad del interior, movió unos libros y cuadernos, y entonces saqué un puñal para clavárselo en el cuello.
Me miró con ojos desorbitados, y un instante después cayó al suelo dejando lo que parecía una alfombra de sangre.
Me alejé dando saltos, alternando entre un pie y otro, llegando a mi casa justo a tiempo para ver mi telenovela preferida.

Mi madre siempre me dijo que jamás deje que alguien destruya mis sueños; que nadie tiene derecho a decirme quién soy, y soy “El rey de las hadas”.


viernes, 7 de agosto de 2015

BAILARINA DE CRISTAL




Bailarina de cristal. Paso el día esperando tenerte junto a mi cama. Al acostarme abriré la tapa, y las tinieblas que me rodean se disiparán una vez más.

Te mueves al ritmo de tu melodía, como si todos te contemplaran. Yo no logro entenderte, y me quedo mirando estático; sin seguir el compás.

Cuando me das la espalda mi vida se derrumba, pero tú sigues girando. Pronto vuelves a mirarme con tu sonrisa indescifrable, leyéndome la mente con ojos brillantes, placebos inertes de agua y sal.

Tú no oyes a mis fieras, tú evitas ver problemas. De puntillas sobre terciopelo acolchado no sientes al planeta temblar. Y así, el mundo es tu caja; tu caja vacía.

Yo no quepo en tu mundo, tengo partes sobrantes, tengo demasiados defectos. En tu caja solo hay lugar para un espejo. Odio ese espejo, pues me deforma el rostro hacia lo abstracto; o quizás así me veo en realidad.

Hoy estás tranquila, bailarina de cristal, pues te sostengo y te protejo; pero eso cambiará. Sé que llegará el día, el día menos pensado, en que relajaré los brazos y las manos, y entonces… te caerás.


domingo, 2 de agosto de 2015

MIS PEORES PESADILLAS





Soñé que muertos vivientes engullían mi cerebro, robando mi energía vital, quedándose con mis recuerdos.

Soñé que demonios escarlata devoraban mi alma, para dejarme vagando por siempre en un mundo de sombras.

Soñé que monstruos de mil cabezas hacían fiestas con mis entrañas, disputándose como último plato los restos de mi corazón.

Mis pesadillas terminaron, hoy ya no tengo miedo, ¿qué mal podrían hacerme que no me hayas hecho tú?