Leen este blog:

domingo, 11 de enero de 2015

EL ARTISTA




La primera pincelada le tomó un día de preparación; quería que la obra fuese perfecta. No conforme con el trazo, destruyó el lienzo a la mitad y empezó desde el principio.

Aislado en su prisión de mediocridad y botellas vacías, insultaba a sus pinturas incompletas; pero la inspiración ignoraba sus lamentos.

Diez años después, se encontró con su sombra en un blanco desolador; tomó entonces su arma y se voló los sesos.

Jamás imaginó que su sangre sobre el paño sería la creación que lo impulsaría a la fama.


35 comentarios:

  1. Saludos, crudo e interesante relato. Uy!, vaya forma de lograr una obra maestra!. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mery!
      Saludos!

      Eliminar
    2. Muy bueno. Me ha gustado mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias, María! Me alegro de que te haya gustado.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. De una forma o de otra, el artista siempre acaba siendo parte de su obra ;-)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Federico.
      Una forma muy particular de lograr la inmortalidad.
      Me imagino la desesperación de tu protagonista al no poder plasmar su obra y el momento cumbre en que se inmoló.

      Que este nuevo año te permita cristalizar todos tus sueños más sentidos.
      Un gran abrazo y mis mejores deseos.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario y por tus deseos, Lucía.
      Un gran abrazo y un muy buen año para vos.

      Eliminar
  4. Muy bueno. Sin duda una muerte poética. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Mierda!quedó bien pintado!...espero que mis tonterias escritas no me hagan famosa pronto:p....no quiero ser famosa:(
    Chocobesito,me gustó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ady :)
      Me alegro de que te haya gustado. Creo que su salpicadura con un beso de chocolate como firma sería una obra interesante.
      Saludo!

      Eliminar
  6. Los títulos póstumos siempre son crueles,XD. Estoy escribiendo un relato con la sangre de mis venas rajadas, tal vez este sea mi último comennnnta.........ahjhgaued. Es broma!! Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría sido todo un éxito el relato.
      Abrazo, Ana!

      Eliminar
  7. ¡Desgarrador! un gran microrelato amigo ;)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Hammer :)
      Abrazo, amigo!

      Eliminar
  8. Un final tan trágico como cruel, esperemos que sea único en su especie. ;)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fui un poquito cruel con él, pero terminó convirtiéndose en un artista famoso ;)
      Un saludo, Sonia!

      Eliminar
  9. Afuf!! Qué impacto de final!! Muy buen micro, Federico! Mis felicitaciones!! :) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Ángela.
      :) Abrazo!

      Eliminar
  10. Un relato muy artístico. Esperemos que no decidas participar en tu obra del mismo modo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, por el momento no.
      Gracias por el comentario, Santiago! :)

      Eliminar
  11. Federico nos muestra como en pocas palabras se puede contar una estupenda historia. Felicitaciones amigo

    ResponderEliminar
  12. Y no es lo que cuentas lo que inquieta, sino lo que callas. Porque es inevitable seguir dando vueltas y vueltas intentando imaginar ese lienzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte ocasionado esa inquietud.
      Gracias por el comentario!

      Eliminar
  13. Sin inspiración, termina por crear su obra magna al darse por vencido. Muy bueno.
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto, Carmen! Esa es una manera de ver este cuento. Gracias por tu comentario. Abrazo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Maríjose.
      Un abrazo!

      Eliminar
  15. “Este RELATO solo lo ha podido pintarlo un loco“.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, y eso que a este no lo considero entre mis cuentos más viscerales.
      Un saludo, Gabriela!

      Eliminar
  16. Azar, destino, casualidad... a veces la vida se comporta de manera caprichosa, pero no es culpa de la vida, sino del artista que la pinta, con resultados a veces irónicos, como el final de este relato. Un abrazo, maestro Federico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión, amigo! De alguna manera somos nosotros los que escribimos nuestros propios destinos. Un abrazo, Alonso!

      Eliminar