Leen este blog:

jueves, 15 de enero de 2015

PARA SIEMPRE




Relájate, te noto tensa.

Pensar que alguna vez me dijiste que no… Me gustó ese juego. Me gustó perseguirte como a un animal y hacerte mía para siempre.

Hoy solo deseo contemplarte; podría pasar horas frente a ti mientras mis labios, que fantasean con los tuyos, se reflejan en el vidrio de tus ojos.

¿Qué ocurre?, ¿quieres decirme algo? No hace falta, puedo oír tus pensamientos. Me tomó tiempo, pero logré aprender tus horarios y movimientos; hoy te conozco tanto como a mí mismo.

Tranquila, o también me pondré nervioso; y no queremos eso. Me inquieta pensar en la posibilidad de perderte, en no peinar tu cabello, en no volver a vestirte y desvestirte a mi gusto.

No me mires así, ya estás provocando que me den comezones en todo el cuerpo. ¿Recuerdas lo que sucedió el otro día? No quiero volver a romperte los brazos; tienes suerte de que hoy esté calmado.

Pensar que alguna vez me dijiste que no…, pero todo valió la pena, en especial las costosas clases de taxidermia.


48 comentarios:

  1. si muy buen relato, buen amor,y buena pasión,gracias por compartirlo;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por tu comentario, Ady.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Genial, Federico. Un final que pone los pelos de punta. Me gustó mucho ese inteligente uso del ''vidrio de tus ojos''; una vez que terminas el relato, se convierte en un tenebroso sarcasmo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte puesto los pelos de punta, Ricardo.
      De las pistas que puse en el relato, el "vidrio de tus ojos" es la que más me gusta; qué bueno que hayas destacado esa frase.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Hay amores que matan, pero que perduran para siempre. Un gran relato, inquietante y romántico al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque amores que matan, nunca mueren...
      Gracias por el comentario, Santiago!

      Eliminar
  4. Saludos Federico, muy buen relato e impresionante al final. OMG, taxidermia. Bueno, a veces se busca lograr y hacer perdurar el amor de formas increíbles. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mery; perdurará en mi blog por siempre.
      Un saludo!

      Eliminar
  5. hay personas que aceptan un no por respuesta...! eres genial Federico! Sigue así, se disfrutan mucho tus relatos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Tus palabras me dan mucho ánimo para hacerlo.
      Abrazo grande!

      Eliminar
  6. Haces respirar su tensa locura. ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte hecho respirar su locura. Espero que no me rompas los brazos.
      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  7. En tan poquitas palabras, y como llenan de tensión. Muy buen Micro, creo que todos hemos podido respirar su locura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haber venido a respirar un poquito de locura. Aprecio tu comentario.
      Abrazo, Jordi!

      Eliminar
  8. Escalofriante! Un sorprendente final que deja sabor a clásico del mejor terror. Bravísimo Fede!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte sorprendido, Miguel.
      Abrazo, amigo!

      Eliminar
  9. Un placer leerte Federico, como de costumbre. Gran relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, un placer leerlas.
      Un abrazo!

      Eliminar
  10. Hummm..con un mundo tan negativo, tal vez sea hora de volver a clase. Excelente Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, hay que volver y perfeccionarse en taxidermia.
      Muchas gracias por tu comentario, María!

      Eliminar
  11. sorprendente...la forma en que llegan las palabras de verdad que intenso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte sorprendido, Vivi.
      Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  12. Muy bueno! La taxidermia debe ser como el botox.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón con lo del botox! No es para asustarse con la taxidermia, no son tan distintos.
      Gracias por tu visita y comentario, Luciano.

      Eliminar
  13. Muy bueno Fede.
    Se podía vislumbrar algo horroroso pero no me esperaba una resolucion de ese tipo.
    Brillante y muy imaginativo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, amigo.
      Abrazo grande, Richard. Nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  14. Un auténtico psicópata tu personaje, Federico. En la mejor tradición de Norman Bates y su santa madre momificada. Fantástico, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Fernando.
      Norman es un gran psicópata, tanto el del libro como en la versión cinematográfica. A éste le falta controlar sus nervios y dejar de romper los brazos de su amada; restaurar una pieza disecada es muy difícil.
      Abrazo, amigo.

      Eliminar
  15. Muy curioso y bien plantado. Estupendo

    ResponderEliminar
  16. ¡Muy bueno! Un amor enfermizo y escalofriante, me fascina. Todo es mejor si se mezcla el amor y el terror... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, ZOAN.
      Como bien dijiste, esta es una historia de terror y de amor; enfermizo, pero amor al fin.
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  17. ¡Vaya giro más inesperado! De una pasión sin igual al asco más intenso. Muy bueno. Un microcuento que lo tiene todo.
    ¡Besos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya dado asco el giro, Carmen :)
      Muchas gracias por tu comentario.
      ¡Besos!

      Eliminar
  18. Con este micro se hace cierta la frase que dice "hay amores que matan".

    Terrorífico, Federico, me estaban dando escalofríos porque tanta calma "postiza" en las palabras del prota solo podían presagiar un fnal terrible, y así ha sido. Buenísimo, como siempre!!

    Un gran abrazo, que tengas un estupendo domingo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Julia! Me alegro de que te haya parecido terrorífico :)
      Abrazo grande! No seguimos leyendo.

      Eliminar
  19. Vaya forma de querer eternizar su amor. Me hago de los diálogos y no sé que es peor; vivir sin ella o tenerla a ese precio. Como quiera que sea están juntos "Para siempre".
    Aunque me sorprendiste con el final debo confesar que sospeché con esto "me gustó perseguirte como a un animal y hacerte mía para siempre" que a mi juicio se enlaza con la fase final.
    Saludos Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, AileeN; esa es una de las cuestiones que plantea este cuento.
      El relato tiene varias pistas porque no quería que el giro saliera de la nada, sino que sea fiel al protagonista y a sus expresiones; aunque eso me costara algunas sospechas.
      Muchas gracias por tu reflexiva lectura y comentario. ¡Saludos!

      Eliminar
  20. Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

    Excelente mi hermano. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecta la cita, Alejandro. El protagonista del cuento llevó al extremo su deseo de contemplar a su amada.
      Me alegro de que te haya gustado, hermano. Saludos!

      Eliminar
  21. Terrorífica forma de amar.
    Te pillé desde el inicio.
    Muy buen micro y muy bien contado. El final congela la sangre.
    Un gran, gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Lucía. Me alegro de haberte congelado la sangre.
      ¿Así que me pillaste? No me sorprende, en los últimos meses te has vuelto una asidua lectora de relatos de terror.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  22. Para siempre suya, loco amor sin duda.... sólo Genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Maríjose.
      Un abrazo!

      Eliminar
  23. Eternizarla con la taxidermia... un gran acto de un amor que no acepta un "no" por respuesta y que espera reflejarse siempre en el vidrio de sus ojos. Que gran honor para esa pobre víctima de un amor demente... Espeluznante, mi estimado maestro Federico. Un abrazo con disolución al 40% de CH2O o metanal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado con los ojos vidriosos de la emoción con ese comentario.
      Me alegro mucho de que te haya parecido así, amigo.
      Un abrazo, Alonso!!

      Eliminar
  24. Taxidermia (soy medio ignorante tuve que googlearla para conocer el final jajajaja).

    Bueno ahora que se que es puedo opinar.

    Este es uno de tus relatos que me encantan, cuando lo que llaman amor no conoce limites y brinca a la psicosis.

    Como siempre y seguiré diciéndolo en cada uno de tus relatos encantador.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Tere.
      Es cierto, lo que llaman amor a veces es locura y obsesión.
      Cuídate de los taxidermistas enamorados.
      Saludos!

      Eliminar