Leen este blog:

viernes, 13 de marzo de 2015

PESCA NOCTURNA EN EL LAGO TIHUAPEC




El lago Tihuapec siempre fue el lugar más concurrido del pueblo durante el día. Gente de todas partes se acercaba a pescar, a reír entre los árboles y a disfrutar de su largo muelle de madera; de esos a los que da ganas de atravesar corriendo para tirarse de bomba en el agua. Sin embargo, apenas comenzaba a oscurecer, las personas se retiraban en silencio como si un toque de queda les prohibiera permanecer al aire libre. Pero todo cambió cuando Mike llegó al pueblo.


Era una noche como todas en el viejo bar. El cantinero, un anciano calvo con una cicatriz que le atravesaba un ojo, le pasaba un trapo sucio a una copa fingiendo que la estaba limpiando. Contrario a lo que podría sugerir a primera vista, era un buen empleado, ya que la única manera de soportar su rostro era con varios tragos encima.
Ya era tarde y solo quedaba un cliente: un borracho que dormía con la cara apoyada sobre la barra. En ese momento ingresó nada menos que Mike; y si esta historia fuese una de esas en las que hay un héroe, ese sería Mike.
Al ingresar, hizo notar su corpulencia en cada paso. . Llevaba el cabello enmarañado, barba de una semana, una camisa a cuadros con varios botones faltantes y unas botas llenas de barro. Cargaba con un pequeño bolso en el cual cabía todo su mundo, incluyendo una caña de pescar que parecía haber sido diseñada por un niño. El anciano lo observó de la cabeza a los pies con su único ojo sano
– Buenas noches, caballero – dijo el cantinero – ¿En qué puedo servirle?
– Buenas… Una jarra de cerveza.
– Supongo que anda buscando hospedaje. Puedo ofrecerle una habitación muy económica.
– Eso no será necesario – dijo Mike –. Me iré a dormir junto al lago para despertar antes de que amanezca.
El borracho que estaba con la cara apoyada sobre la barra se levantó, observó a cada uno de los dos hombres y luego se retiró en silencio.
– Nadie va al lago Tihuapec por las noches – dijo el cantinero – ¿No conoce usted la historia de la niña?
– ¿Acaso está prohibido pescar de noche? – preguntó Mike.
– No está prohibido, pero nadie se atreve a ir. Le explico…, hace mucho tiempo, cuando el pueblo era joven y yo ya era viejo, desapareció una niña. Dicen que fue a jugar a la orilla con una grulla de origami.
– ¿Una qué de qué? – preguntó Mike.
– Una grulla de origami…, una pajarita de papel. Espere que le muestro.
El tabernero tomó una hoja y comenzó a plegarla hasta realizar una figura de una grulla.
– Así, ¿ve? La cuestión es que la niña desapareció. Los padres y los vecinos la buscaron, pero fue inútil. A la mañana siguiente la corriente trajo la grulla hasta la orilla, sin embargo el cadáver de la niña jamás fue encontrado. Se cree que la grulla de papel se alejó hacia el centro del lago y ella se ahogó al intentar atraparla. Poco después, aquellas personas que iban solas al lago por las noches, también comenzaron a desaparecer sin dejar rastro. Hace décadas que nadie se acerca a ese lugar una vez que cae el sol.
Mike bebió de un trago la cerveza que quedaba en el jarro, puso un billete sobre la mesa y tomó de nuevo el bolso y la caña de pescar:
– Agradezco su consejo, pero yo no soy una niña. Además sé nadar muy bien.
– Se lo ruego, no se acerque al lago, señor. Le recomiendo alquilar una habitación. Puedo hacerle un buen descuento.
Mike se acomodó el bolso en el hombro:
– No se preocupe, viejo. Nos vemos mañana. Ya verá, le traeré un pescado más grande que su cabeza.
El cantinero se inclinó sobre la barra:
– Tome – le dijo –, llévese la grulla. Dicen que traen buena suerte.
El empleado metió la pajarita de papel en el bolsillo de la camisa de Mike y éste se retiró del bar.
“¡Qué viejo ignorante!, ¡creer una historia como aquella! ¿Acaso era tan tonta esa niña? Morir ahogada por una grulla…, por una estúpida grulla de papel…”
Diciendo éstas y otras frases similares pero más vulgares, el hombre de la camisa a cuadros llegó al lago Tihuapec.
En la orilla se sacó las botas y acomodó su caña de pescar con la esperanza de atrapar algo durante la noche. Fue inútil, sus ronquidos espantaron a todo ser viviente.
Dos horas más tarde despertó de un sobresalto, el viento soplaba fuerte y el agua lo empapó hasta la cintura.
– ¡Maldita sea! ¿Por qué ese viejo no me previno de esto en lugar de andar contando cuentos sobre niñas y pajaritos?
El fornido hombre se estaba poniendo de pie cuando algo lo sujetó del tobillo; era un pequeño brazo. No tenía piel y casi no tenía carne; sin embargo, la mano de dedos putrefactos se le clavó con fuerza.
Mike gritó e intentó soltarse, pero cayó de nuevo al suelo. Fue entonces cuando el cadáver de una niña salió del agua. Su rostro era una calavera llena de sanguijuelas, y traía una ropa raída cubierta por algas. La niña se acercó a Mike, quien quedo inmóvil en el lodo respirando en forma entrecortada. El miedo no le permitió hacer nada cuando ella le apoyó la mano en el pecho, como si quisiera arrancarle el corazón.
La criatura del lago no tenía intenciones de matarlo, sino que lo sujetó de la camisa y tiró de ella rompiéndole el bolsillo, liberando a la grulla de papel que tenía allí. La niña tomó la figura de origami y se hundió de nuevo en el lago para descansar en paz por siempre.
El corpulento individuo quedó temblando y sollozando durante un largo rato, en completo estado de shock. De repente la caña de pescar que parecía haber sido diseñada por un niño comenzó a moverse…
La entrada del viejo bar fue eclipsada por una figura; era Mike, había regresado. El cantinero quedó estupefacto al verlo con vida. Estaba embarrado y con la camisa rota, peor trazado que la primera vez que lo vio. Sin decir palabra, Mike apoyó un enorme pescado sobre la barra y se retiró para nunca regresar.


Durante muchos años nadie se atrevió a pescar de noche en el lago Tihuapec; pero todo cambió cuando Mike llegó al pueblo. Hoy son muchos los que se animan a ir a todas horas, incluso están los que se quedan a dormir en sus orillas, y nadie volvió a desaparecer. Las versiones de lo que ocurrió aquella noche se multiplican a medida que pasa el tiempo, pero hay algo en lo que todos coinciden: para ser protegido por el legendario Mike, no hay que olvidarse de llevar en el bolsillo una pequeña grulla de papel.


36 comentarios:

  1. Terror de campamento, yo tengo una sección igual en mi blog. Esta terrorífica leyenda encaja perfectamente. Me ha gustado mucho, Federico. La descripción de la niña es espeluznante, y la ambientación está muy bien creada. Una narración fluida y directa al grano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Ricardo, sobre todo porque he leído muchos cuentos tuyos de esa sección.
      Muchas gracias por el comentario. Saludos!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un aire al Encantador de pájaros ese señor...
      Sí, he metido varios guiños ;) Me alegro mucho de que los hayas notado.
      Abrazo grande, Ana!!

      Eliminar
  3. Una inyección de intriga y terror, una dosis perfecta y equilibrada, una lectura fascinante, una imagen, la niña y la grulla de papel, inolvidables, un desenlace sublime. Bravo Federico!
    Un abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, amigo de las letras. Una inyección de alegría leer tu comentario.
      Un abrazo, Edgar!

      Eliminar
  4. Es genial que un objeto tan sencillo como una pajarita de papel pueda desencadenar un final tan bueno.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todo comenzó con una pequeña pajarita de papel. Me alegro de que te haya parecido tan bueno, Yolanda. Muchas gracias!

      Eliminar
  5. Muy chulo, sobre todo para las noches de miedo de los campamentos. Me has dado un buen relato que utilizar. La imagen del tabernero también es escalofriante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Suerte en tu próxima noche de campamento!
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno! Tus cuentos de terror son de los mejores que pueden leerse en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Luciano. Nos seguimos leyendo. Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola Fede.

    Es un relato genial y muy imaginativo. Nunca pensé que una grulla de origami pudiera convertirse en la reina de tu relato, en el elixir de vida de los personajes que se atreven a acampar en las noches, en las orillas del lago de la muerte.
    La niña a pesar de ser tan terrorífica conserva su lado tierno y puro, solo quiere liberar a quien está prisionero.
    Una historia muy bien narrada, con una atmósfera bien cuidada, y unos personajes que tienen fuerza y aparecen con contundencia en la imaginación del lector.
    Un gran, gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un efecto mariposa, una pequeña grulla se convirtió en miles. La niña no era mala, solo quería jugar con su figura de origami. El problema era cuando no tenía su grulla.
      Te agradezco mucho el comentario. Me alegra saber que te pareció tan bueno.
      Abrazo grande, Lucía!!

      Eliminar
  8. Que buen relato, me recordó la serie aquella de "Le temes a la oscuridad?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya parecido bueno, Andrés. Así es, intenté darle un tono de terror de campamento al relato.
      Gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  9. Me ha encantado,es como retroceder a los cuentos de miedo en las excursiones. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado y te haya remontado a esas historias.
      Muchas gracias por el comentario, Isabel.
      Saludos!

      Eliminar
  10. ¡Ay! Y yo que pensaba que la Grulla de Papel era la Señal que indicaba a quién se tenían que llevar al Más Allá... Pero... ¡Nooooo! ¡Grata y tierna sorpresa! No me preguntes por qué, pero ese final me ha resultado un tanto tierno, supongo porque, al fin, la Pequeña tenía su Pajarita y ya no le haría daño a nadie más... ¡Y todo felices! ;P
    ¡Besitos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención era que, en ese aspecto, el relato fuese un tanto tierno. Me alegro de que te haya parecido así, Campanilla.
      Muchas gracias por el comentario. Besos!

      Eliminar
  11. Corto y bueno el relato, me ha gustado...

    ResponderEliminar
  12. Me gustó, huele a Lovecraft por aquí. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque con un tono de campamento, creo que tiene algunos detalles; como en el nombre.
      Me alegra que te haya gustado, Fede. Un saludo!

      Eliminar
  13. Por este relato y otros mas que he cosechado por ahí, cuando voy a la playa por las noches siento un poco de cosita jaja, muy bueno y atrapante, te felicito y me gustan mucho tus historias.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Mónica!
      Saludos y no olvides de llevar una grulla de papel cuando vayas a la playa.

      Eliminar
  14. Federico Rivolta, un placer encantador, mi visita ha sido muy agradable,
    Tienes un buen estilo, me gusto mucho la historia, y el desenlace muy bien.
    saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejar tu comentario, Lupita. Es un placer para mí saber que los que me visitan pasan un rato agradable.
      Un saludo :)

      Eliminar
  15. Que buen relato! Me gusta como escribes. Quiero invitarte a MundoLiterario, sería un placer para mi y por supuesto para los lectores. La página es: www.mundoliterario.net
    Para cualquier duda no dudes ponerte en contacto conmigo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste como escribo, Magda. Te agradezco mucho el comentario y la invitación.
      Saludos!!

      Eliminar
  16. Muchos relatos de terror describen el comienzo de una leyenda; el tuyo nos cuenta cómo terminó. Muy original!! Como siempre nos envuelves en la historia y no podemos dejar de leer con avidez hasta que termina. Te lo he dicho muchas veces pero lo repito: escribes genial :)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, fue el fin de las desapariciones; ya se puede pescar sin miedo en el lago Tihuapec. Me alegra que te haya parecido original y envolvente, Julia. Te agradezco mucho el comentario.
      Abrazo grande! :)

      Eliminar
  17. Un cuento fantástico que me ha atrapado desde el inicio hasta el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de haberte atrapado, Josep. Muchas gracias por dejar tu comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  18. Vaya, una sorpresa este relato. Mucho más descriptivo de lo que en ti es habitual y muy fluido. Creas una atmosfera muy buena para el relato, y como siempre lleno de referencias a otros relatos. Muy bueno Fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta historia de tipo leyenda paranormal, tenía que crear un ambiente con más detalles que los escenarios surrealistas que suelo utilizar. Me alegro de haberte sorprendido y de que te haya parecido tan bueno mi relato. Abrazo, Santiago.

      Eliminar