Leen este blog:

viernes, 6 de marzo de 2015

HÉROES Y MARIONETAS




“Toma…, libérate”

El títere oyó una voz, aunque no estaba seguro de que esas fuesen las palabras. Sus oídos no eran reales, sino unas semiesferas pegadas a su cabeza de madera, y no eran de confiar.
Su mundo era una infinita cantidad de colores difusos, pues sus ojos no eran más que círculos pintados y no funcionaban muy bien.
En medio de las tinieblas que lo rodeaban, vio una luz. Entrecerró los párpados y le pareció ver un objeto metálico. Tomó la pieza y supo entonces que se trataba de una tijera. Quedó atónito, nadie lo había ayudado jamás, nadie le había hablado desde tiempos inmemoriales. Él ya no tenía recuerdos de la época previa al momento en que lo sujetaron con hilos de nylon transparente. Él no recordaba haber actuado alguna vez a voluntad.
Supo que no sería fácil cortar los hilos uno por uno, pues sus manos tenían unas hendiduras que simulaban dedos reales, pero eran falsos y carecían de precisión. Además, cada vez que cortase un hilo una parte de su cuerpo caería como plomo dificultándole cada vez más la tarea.

“Gira…, enrédate”

Le pareció una buena idea, si es que sus oídos simulados habían escuchado bien. Comenzó a girar sobre su eje y los hilos se enredaron en un punto; ese sería el lugar en donde debería hacer el corte.
Dejando su vida en un esfuerzo levantó las pesadas tijeras sobre su cabeza. Apuntó justo por debajo del nudo que se había formado, y cortó los hilos.
Era libre, libre al fin. Ya no tenía nada que sujetara su cabeza, diciéndole a dónde mirar y a dónde no mirar. Nadie manejaba sus brazos y sus piernas, haciéndolo caminar de esa forma tan ridícula que tienen los títeres. Un mundo nuevo se había abierto para él.
Sin embargo, cuando intentó ponerse de pie, le fue imposible. Sus piernas estaban acostumbradas a ser guiadas, y carecían de la fuerza necesaria para moverse por sí solas. Quiso ayudarse con los brazos, pero éstos también eran inútiles; tanto tiempo dedicados a realizar ademanes sin sujetar nada los convirtieron en miembros atrofiados incapaces de soportar siquiera su propio peso. La marioneta había perdido toda su fuerza física al quedar separado de la mano que lo sostenía. Arrodillado y con sus inertes brazos colgando a cada lado, solo pudo sollozar.

“Ven…, acércate”

Alguien lo estaba llamando, tal vez el mismo ser que le entregó la tijera, aunque sus ojos y oídos de títere eran incapaces de asegurarlo.
Se dejó caer hacia la dirección de donde provenía la voz y comenzó a arrastrarse. Su cuerpo, sin huesos ni músculos reales, parecía pesar una tonelada.
Instantes después, algo lo sujetó. Un ser lo levantó de la cabeza, de los pies y de los brazos.
Entrecerró los párpados para contemplar al héroe que lo elevaba de los hilos, y entonces supo que el mismo monstruo que siempre lo sostuvo con la mano derecha, ahora lo sostenía con la izquierda.


39 comentarios:

  1. Me ha sobrecogido, he sentido en mi carne la desolación del pobre e impedido muñeco.
    Muy bueno, Federico. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, Clara. Me alegro de que hayas sentido la desolación del muñeco, ese era uno de mis objetivos más importantes con este cuento.
      Abrazo!

      Eliminar
    2. ¡Un relato Buenísimo Federico! Como ha dicho Clara, has hecho que me sienta, por un momento, como el títere . Gran metáfora del tiempo en que vivimos.
      ¡Me ha encantado, maestro!

      Eliminar
    3. Muchas gracias por el comentario, Oskar!
      Me alegro de haberte hecho sentir como el títere por un momento; similar al tiempo en que vivimos, como bien dices.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. El titiritero tiene una espectacular manera de deshacerse de uno de sus títeres, haciendo que este corte sus propios hilos... Dotas de vida y sentimientos a un ser inanimado y lo vuelcas en una pesadilla, siempre grandes tus relatos oscuros, un placer leerte de nuevo Federico, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las palabras, amigo. Un placer leer que disfrutaste mi cuento.
      Abrazo grande, Edgar!

      Eliminar
  3. Me encantan las historias de terror, aunque la mayoría del tiempo voy por el camino del amor y la poesía, me gusta acercarme a disfrutar de tu aterrador y ácido misterio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto para mí que te acerques a mi aterrador y ácido misterio.
      Muchas gracias por el comentario, Jonh. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Surrealismo rivoltiano en estado puro. Una gran historia de una lucha desesperada que termina en el mismo punto en el que comenzó. El texto crea una tensión sostenida, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Santiago. Muy bueno el guiño de la "tensión sostenida".
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya resultado angustioso, esa era mi intención :)
      Gracias por el comentario, Ana. Un abrazo!

      Eliminar
  6. aisshh!! me parecio algo angustioso, agobiante :(....
    siempre llevo de alguna manera lo que leo a mi yo personal..y creo que aveces nos sentimos manejados por nosotros mismos..por nuetra montruosa autosuficiencia, que nada es! personalmente nos cortamos el hilo,nos liberamos y aveces nos hacemos titeres de nosotros mismos y de nuestros propios demonios.
    leerte me chocó de buena manera, Gracias por hacer sentir con tus letras, es admirable en alguien que escribe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato que se puede tomar como metáfora de muchas situaciones. Cada uno tendrá su interpretación (yo tengo la mía). Muy buena tu forma de verlo.
      Gracias a vos por el comentario, Ady. Abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha encantado. Me ha recordado un poco a la sociedad en la que vivimos. Estamos manejados por hilos invisibles que nos llevan donde quiere. Si no es de una mano, lo es de la otra, pero al fin y al cabo manejados y controlados. Muy bueno. Te hace reflexionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho por ello, María. Esa es una muy buena manera de verlo, y muy triste.
      Muchas gracias por tu visita y comentario. Abrazo!

      Eliminar
  8. Gran cuento Federico. Te lo he dicho alguna vez, y es que me da mucha envidia la capacidad que tienes para contar tanto en tan poco espacio. Aquí intrigas, emocionas y finalmente horrorizas. Y todo en unas líneas. Grandioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor leer tu comentario, Alejandro. Te lo agradezco mucho.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  9. Las marionetas siempre han tenido algo aterrador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido, Luciano. Con este relato intenté mostrar que sus vidas también son aterradoras. Un saludo.

      Eliminar
  10. Siempre bajo tu particular estilo y forma de narrar, creo adivinar una crítica sobre la sociedad y la política. Quienes se erigen en nuestros libertadores y nos hacen creer que nos entregan la llave de nuestra propia libertad, no pretenden sino comenzar a manejarnos desde su propia y ventajosa perspectiva. En cualquier caso el relato es soberbio.

    Un fuerte abrazo y un aplauso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una excelente interpretación la tuya, Julia. Muchas gracias por el comentario y por el aplauso.
      Abrazo grande!!

      Eliminar
  11. Es como un sueño de esos en que quieres correr y no avanzas, por mucho que te esfuerzas siempre estás en el mismo sitio. Estuvo a punto de ser libre. Otra vez será.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente intenté describir una escena como un sueño. Gracias por la visita y comentario, Miguel; y nunca dejes de avanzar!

      Eliminar
  12. Excelente metáfora. Compartido. Saludos, Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, María!
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Mis extrañas conexiones mentales y yo ha hecho que, al leerte, se me haya dibujado en la cabeza parte de la letra de una canción de Skizoo: "Puede ser que mañana ya no esté... Hoy pendo de un hilo que yo mismo cortaré... Todo es tan efímero... Que apenas... Ya no sé..."
    Por otro lado... Me ha despertado sentimientos demasiado contradictorios... Esperanza, Valor, el ansia de Libertad... Y, a la vez, tristeza y rabia por ese final tan injusto... ¡Pobre Pequeña Marioneta! u.u
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte despertado tantos sentimientos contradictorios con mi relato, Campanilla. Lamentablemente, cosas así suceden de alguna manera en el mundo real.
      Escuché ese tema de Skizoo; poderosa letra. Me gustó.
      Abrazo grande y gracias por el comentario!

      Eliminar
  14. Pobre marioneta... Primero le dejan saborear la idea de ser libre, le sueltan de las ataduras y luego, cuando por fin creyó sentir la vida en libertad, resulta que sigue aferrado a ese ser que desde siempre le utilizó.
    Me ha gustado mucho :) Este sí que es más de tu estilo, jejeje
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este es uno de mis cuentos más representativos :)
      Me alegra que te haya gustado mi relato y de haberte hecho sentir lástima por la marioneta.
      Muchas gracias por el comentario, Carmen!
      Abrazo!!

      Eliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fede.

      Cuando se escribe, por lo general, hay un cuento oculto en este caso, tu relato tiene muchas lecturas

      Puede interpretarse como la manipulación a la que estamos sujetos por parte de la sociedad, los medios y las grandes fuerzas que detrás de bambalinas mueven y entretejen los hilos. Creemos ser los dueños de nuestro destino, pero en modo alguno lo somos.

      Puede ser interpretado a nivel personal, cuando dejamos que agentes externos, pero muy cercanos gobiernen nuestro mundo individual, o cuando depositamos los afectos en otros, en aras del amor y perdemos la ruta y el horizonte de nuestra vida.
      Creemos alcanzar la libertad y autosuficiencia para volver a caer en las garras de lo que antes nos limitaba.
      También tener una interpretación con respecto a nuestro mundo interno, cuando nuestras limitaciones miedos y creencias preestablecidas impide nuestra evolución y crecimiento personal, dejando que nuestro crítico interno se convierta en nuestro peor enemigo, olvidando que debemos abrazar esa fuerza y convertirla en nuestra aliada.
      Situaciones todas ellas, comunes al común de los mortales.
      Muy bueno tu cuento, nos lleva a reflexionar, a ser introspectivos.
      Muy bien escrito y narrado.
      Me ha encantado.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Que comentario! Has realizado un gran análisis. Es cierto, puede interpretarse de varias maneras, precisamente esas son las tres formas que yo pensé al escribirlo. Creo que cada quien lo relacionará de acuerdo a la situación que esté viviendo en cada momento o simplemente lo leerá como la triste historia de una marioneta.
      Muchas gracias por tu reflexiva lectura y comentario, Lucía. Un abrazo!

      Eliminar
  16. Un relato excelente, que esconde una gran metáfora crítica. Me gustó mucho la voz del titiritero. Una lectura amena, como siempre. Un saludo, Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El titiritero y yo nos alegramos de que te haya gustado su voz.
      Muchas gracias por el comentario, Ricardo! Un honor que te haya parecido excelente.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Wow. No podía dejar de verme a mí mismo en ese títere. Y ese final...me dejó helado. Un relato fascinante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber logrado eso, Jorge :)
      Te agradezco mucho el comentario.

      Eliminar
  18. Buenisimo! Gracias por tu gran imaginación y creación.

    ResponderEliminar