Leen este blog:

martes, 9 de junio de 2015

ESA PARTE DE MÍ




Cuando apoyo el arma en mi cabeza, no pretendo destruir mi cráneo. Solo me imagino disparando a una pequeña región del cerebro, para que los recuerdos que me atormentan queden esparcidos en la pared.

Cuando apoyo la navaja en mis venas, no pretendo morir desangrado. Solo me imagino haciendo una pequeña incisión, para que las gotas de veneno que contaminan al resto queden derramadas en el suelo.

Cuando apoyo el puñal en mi pecho, no pretendo que mi corazón deje de latir. Solo me imagino rompiendo la coraza de odio, esa que me aparta del mundo que nos rodea.

No quiero matarme, solo quiero matar esa parte de mí que te hace daño.





Traducido al portugués por Silvio Persivo:
Essa parte de mim

52 comentarios:

  1. Me encanto que gran historia, y muchos en algunas ocasiones quisieramos destruir esa parte oscura que nos acompaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Orutrasiul.
      Gracias por el comentario.
      Saludos a tu parte oscura.

      Eliminar
  2. A veces nos damos cuenta del daño que hacemos, y lo peor de todo es no saber como arreglarlo. Genial relato. Has dejado una imagen para reflexionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexiva lectura y comentario, María.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Estas evolucionando hacia la lirica en tus relatos Federico, se nota mucho en tus ultimos textos, cosa que los potencia mas, si cabe.

    ¡Cuantas veces quisieramos "matar" esa parte de nosotros mismos que nos atormenta!

    ¡Enhorabuena maestro, ya no solo de la prosa de terror, sino tambien de la lirica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor recibir este comentarión de tu parte, amigo poeta.
      Un abrazo, Oskar!

      Eliminar
  4. Tiene mucha verdad en querer quitar esa parte que nos mata por dentro, aunque somos quienes la alimentamos con el odio, las envidias, el rencor, los celos. Genial. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Latis69. Muchas gracias por tu reflexivo comentario.
      Me alegra que te haya parecido así mi escrito.
      Un saludo!

      Eliminar
  5. ¿Se puede localizar y extirpar el mal que anida en nuestro interior? Ese es el deseo del protagonista de este enorme micro. Una proyección de varias imágenes suicidas con intenciones evolutivas. Muy bueno, Federico.
    Abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno el modo en que lo pusiste, amigo de las letras; como una evolución.
      Gracias por las palabras. Comentarios como el tuyo me ayudan a extirpar el mal que anida en mi interior.
      Un abrazo, Edgar!

      Eliminar
  6. Una maravilla.
    Corto y conciso.
    Permiteme el anglicismo con la frase de Mies Van der Rohe "Less is more"
    O como decía Baltasar Gracián "Lo bueno, si breve, dos veces bueno"
    Y como te diria yo, "Para que más palabras si ya me has llegado al corazón"
    Felicidades y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu frase no tiene nada que envidiarle a las otras. Me gustó mucho.
      Te agradezco el comentario, Oscar.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. bestial hermano, me dejas sin palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas pocas palabras tuyas fueron suficientes para darme una pequeña alegría, Juan.

      Eliminar
  8. Excelente relato, conciso y profundo. Cuántos quieren matar sólo esa parte!. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mery. Yo no creo que tu tengas una parte como esa :)
      Éxitos y bendiciones para ti también.

      Eliminar
  9. Tremendo¡¡ Y en cierta manera sensato...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario, Lucas!
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Qué buen micro, Federico. Excelente.
    Me deja pensando, ¿cuántas veces nos hemos sentido atormentados por nuestros ''monstruos'' interiores? ¿Cuántas veces nos toca no saber como lidiar con ellos?
    Es interesante como cada uno de nosotros se las arregla para enfrentarlos; en ocasiones conviviendo con ellos, otras dejándoles vencer por completo.

    Profundo y reflexivo, me encantó. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el reflexivo comentario, Sal Yin.
      Me alegra que haya gustado. No dejes vencer a tu monstruo interior. Saludos.

      Eliminar
  11. Te felicito!! que me pareció GENIAL es poco decir....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel. Tu poco decir es más que suficiente para darme una pequeña alegría.

      Eliminar
  12. Wow! Cierto a veces estamos ahí queriendo sacar lo que es tan parte de nosotros, como siempre quedo encantada! :)

    ResponderEliminar
  13. Monstruosa ternura la tuya, Fede. Exquisito texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Migue!
      Una alegría que te haya parecido así.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Así es. Escape es la salida más fácil.
      Un saludo, Gabriela.

      Eliminar
  15. Una gran historia repleta de sentimientos en muy pocas palabras, Federico.

    Creo que quien habla conoce bien el tormento de herir al ser amado por lo que es... pero no es posible dejar de ser lo que se odia sin dejar de existir...

    Tremendo, contundente, hermoso y al tiempo descarnado... me encantó!!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Julia. Una gran reflexión la tuya.
      Me alegra que te haya gustado mi descarnado escrito.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Federico!, me gustó la forma tan absurdamente real que usaste en tu excelente relato como mera excusa para seguir haciendo daño, ya que expresas muy claro las interioridades y egoismos del ser humano, el fin justifica los medios, es mas comodo siempre para nosotros enterrar cada vez mas hondo el puñal en el pecho ajeno antes que cambiarlo de direccion, asi evitamos el mas minimo rasguño.
    La clásica lucha por la supervivencia como la concebimos, dentro de nuestra zona de confort, salir ileso es preferible mil veces antes que causarnos una herida exterior, pero a sabiendas que el veneno nos está devorando por dentro hasta el punto de contaminar a otros.

    Creo que el comentario excedió al relato, ja, ja.

    No quiero que te mates, pero tampoco quiero que me sigas haciendo daño, a ver como lo resolvemos.

    Como siempre un placer leerte,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer que me leas y comentes en forma tan reflexiva, Harolina.
      Matarse o hacer daño son salidas fáciles. Habrá que encontrar una tercera opción, la más difícil de las tres.
      Muchas gracias por las palabras.

      Eliminar
  17. Estimado Federico, que bien armado esta tu relato, con unas letras que hacen equilibrio entre lo oscuro y la luz, letras bien perfumadas con fino toque poetico... Excelente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo!
      Una alegría y un honor recibir este comentario de tu parte.
      Un saludo, Eduardo.

      Eliminar
  18. Muy buena reflexión poética. Deja muy claro lo que subyace en lo que algunos denominan sin más "comportamiento autodestructivo". El problema es que la pistola lo mata todo, al igual que la navaja y el puñal, aun no siendo eso realmente lo que quería uno matar.

    Por otro lado, la manera cómo lo expresas une lo claro con la belleza de esos paralelismos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu comentario, Luis.
      Muchas gracias por las palabras; me alegra que te haya parecido así.
      Saludos.

      Eliminar
  19. La víctima-verdugo describiendo su propio alegato, ¡qué maravilla!. Un final muy crítico con las intolerancias y la violencia, de la mano del propio protagonista que se autocastiga. Jamás he leído algo similar y la verdad es que está magníficamente reflejado. Un verdadero placer leer tus genialidades.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentarión, amiga. Un placer que así sea :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Genial Federico, no había entrado nunca a leerte, y me doy cuenta de lo que me he perdido...
    Este micro es un lujo, y dejas bien claro, que nunca es tarde para sanar el terreno...
    Simplemente genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Carmen.
      Muchas gracias por el comentario y bienvenida a mis relatos oscuros.
      Abrazo!

      Eliminar

  21. La muerte parcial del lado enfermo, no será posible... El sacrificio de redención debe conllevar la muerte total. Buen intento y el contenido genial!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las palabras, Miriam.
      Muy interesante tu comentario.
      Un saludo!

      Eliminar
  22. Sería fantástico poder conseguir derramar eso malo que nos sobra, poder extirpar de cada parte del cuerpo lo que al ser amado le resulta amargo. Aunque... quien nos ame, que lo haga con lo que es hermoso amar de nosotros y con lo que nos hace más ásperos y difíciles de amar. Hermoso y reflexivo relato amigo Federico Rivolta. Maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu reflexión, Mercedes. Me alegro de que te haya parecido así.
      Te agradezco mucho las palabras, amiga.
      Un abrazo!

      Eliminar
  23. Sin palabras. No sé cómo expresar la mezcla de tristeza y desesperación que dejas que nos acaricie al leerlo. Y con esa frase final que termina de matarte. Muy muy bueno. Me ha encantado.

    ¡Un abrazo! Y gracias por regalarnos letras como éstas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría que te haya encantado esta desesperada caricia de mis letras.
      Gracias por el comentario, Carmen :)
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  24. Distintos modos de suicidio que lleva a cabo una persona, pero no con el objetivo de matarse, sino de extraer esa parte de él que le convierte en un monstruo. Frases repetitivas al más puro estilo Rivolta. Una narración elegante pese a lo oscuro de su tema.
    Un abrazo, Compañero de Palabras terroríficas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, monstruoso amigo.
      Me alegra que te resultara elegante mi oscuro y repetitivo relato.
      Abrazo, Ricardo!

      Eliminar
  25. Hola. Genial relato. Yo creo que todos tenemos esa parte que quisieramos matar dentro de nosotros. Lo que podría suponer nos haría felices.

    Lo que no nos damos cuenta es que aunque la matemos en seguida formaremos otra que nos hará aun mas daño.
    No nos queda mas que aprender a vivir con nuestros demonios y hacerlos nuestros amigos para que permanezcan apacibles.
    No los hagamos enojar. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría que te haya parecido así, Sofía.
      Gracias por el comentario.
      Saludos a ti y a tus demonios :)

      Eliminar