Leen este blog:

domingo, 20 de marzo de 2016

EL QUE NO RESPIRA





Soy el que observa, el que no respira. Recorro la casa que una vez fue mía. Por alguna razón permanezco aquí, desde que un psicópata robó mi vida. Quedé atrapado, sin un futuro ni un pasado, con un puñal clavado a sangre fría.

No sé cuántos años pasaron; me es imposible descifrarlo. Ya no me alimento, mas no siento hambre; ya no duermo, mas no estoy cansado. Es como si el tiempo, para mí, estuviese congelado.

A veces me gustaría hablar con la gente, gritarles, hacerme presente. En ocasiones notan algo, como si un viento frío les pasara por al lado. Es que hay un puente, lo sé, un sexto sentido; pero eso dura un instante y luego es como si nada hubiese sucedido.

Te veo ingresar a la habitación, que una vez fue mía. Desconozco si es de noche o es de día. Asumo que es tarde, pues te acuestas en tu cama, ubicada en el mismo espacio en el que yo dormía.

Me acostaré a tu lado, no notarás mi presencia, pues peso lo que una sombra en una esquina. Te albergaré entre mis brazos, que te rodearán sin fuerza, como si fuesen dos mangas vacías.

Estarás durmiendo, estaré despierto, contemplándote con ojos bien abiertos. Oiré tu respiración y sentiré tus latidos, imaginando que también me quedo dormido. Y esperaré a que mañana, si tengo suerte, sea yo quien amanezca vivo.

Soy el que observa, el que no respira.






Si te gustó esta historia. tal vez te guste:

34 comentarios:

  1. Distintas maneras de interpretarlo. Pero en todo caso genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Así es, hay ciertas cosas que quedan a imaginación del lector.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Me gustó mucho,no se si es terror. Será porque hay vidas que transcurren así..o situaciones que se viven de ese modo..
    Como siempre admiro tu forma de narrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es exactamente terror, es cierto. Muchos creen que estas cosas les sucede a algunas personas; intenté imaginar cómo sería.
      Muchas gracias por las palabras, Athena!

      Eliminar
  3. Como siempre tu narración tan diversa y genial, aunque en este caso no se si se horror, ya que dicha presencia, mas bien me parece que refleja nostalgia y una cierta necesidad hacia lo que alguna vez fue.

    Me pareció un poema encantador como todo lo que escribes.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería que reflejara esa nostalgia que imaginé sentiría alguien en su situación; me alegra que te haya parecido así.

      Muchísimas gracias por el comentario, Tere!

      Un saludo.

      Eliminar
  4. El fantasma del hombre asesinado es el de un poeta que refleja nostálgia. Una inquietante presencia a la que dan ganas de abrazar eternamente. Una prosa poética llena de frases hermosas, ligera de forma y de gran peso en su contenido. Un placer de lectura.
    ¡Abrazo, amigo de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario de gran peso, amigo de las letras!

      Te mando un abrazo. El fantasma dice que te manda otro.

      Eliminar
  5. A mi me ha producido una cierta ternura, ese fantasma que sigue vagando intentando que lo noten, que se produzca el milagro de saberse vivo, atrapado en una tierra de nadie, sin estar vivo y sin estar muerto.

    Pobre me ha dado penita, espero que encuentre su descanso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el fantasma te haya parecido tierno. A mí también me produce algo de pena.
      Gracias por el comentario, Conxita.
      Un saludo!

      Eliminar
  6. ¡¿Qué me estás contando, Fede?!
    "Sin un futuro, ni un pasado", esa manera inocentona de narrar, incapaz de reconocer ciertas cosas y el lenguaje simple (mi lenguaje favorito).
    ¡¿Me estás diciendo que se cometió un crimen contra un menor, un niño?! :o
    Por cierto, es genial el poema :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, amigo.
      Exactamente, escribí el relato imaginando que se trataba de una persona joven, quizás un niño.
      Abrazo, Ale!

      Eliminar
  7. Me quedo con una sensación extraña, esperaré a que llegue la noche... Me encanta, Federico. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mi escrito te haya gustado y que te haya dejado esa sensación, Elena.
      Abrazo y que tengas buenas noches :)

      Eliminar
  8. Hermosa narración de prosa poética, sobre esa inquietante presencia al estilo de "Los Otros" o "El Sexto sentido", esas grandes películas del género. Cierto es que, como se dice en otros comentarios, no es terror en estado puro, pero ese momento inquietante en el que la sombra se acuesta junto a la persona viva y te hace pensar en esa sensación, te deja un poso inquietante y eriza el vello, a la vez que enternece (una extraña mezcla por demás)
    Como siempre, muy bueno Federico
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte dejado esa mezcla de sensaciones, Isidoro. Dos películas muy interesantes, por cierto.
      Te agradezco mucho las palabras.
      Un saludo!

      Eliminar
  9. Buena historia contada desde la perspectiva del fantasma que quiere volver a la vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Yolanda.
      Parece ser bueno el fantasma; ojalá pueda regresar.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Aunque ya más o menos se ha explicado muy bien el fondo y la forma de este poema, me limitaré a comentar que además incluyes pistas o haces "guiños" acerca del fantasma protagonista, como:"hay un puente, lo sé, un sexto sentido"... "pues te acuestas en tu cama, ubicada en el mismo espacio en el que yo dormía."... "una sombra en una esquina"... " imaginando que también me quedo dormido. Y esperaré a que mañana, si tengo suerte, sea yo quien amanezca vivo."
    Muchas de estas frases entrecomilladas, pertenecen a escenas de la película el Sexto sentido, donde puede que te hayas inspirado.

    Lo cierto es que me ha gustado, esté o no inspirado en esa película.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No las saqué de ahí, aunque puede que sean similares. Es cierto que se asemeja en la idea de que los fantasmas sienten un vacío y una nostalgia.
      Me alegra que te haya gustado, Estrella.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Federico me ha encantado tu narración poética, estableces una inquietante conexión entre el lector y el alma atrapada.

    Sabes? en mi casa hay una presencia, un espíritu, algunos lo han visto y dicen que es una mujer, lo percibo muchas veces, incluso al parecer no esta sola pues se escuchan murmullos y conversaciones como susurros, algunas cosas se caen y rompen sin ninguna lógica, tanto de día como de noche, describes muy bien esa situación al principio, pues así debe sentirse ese espíritu, a veces le pregunto que es lo que desea decirme, ya es parte de la familia, no se si te lo habia comentado antes.

    Un gusto leerte y conocer ese sentir y angustia del que no respira pero observa y espera pacientemente volver a la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya encantado, Harolina.
      No recuerdo que me hayas escrito acerca de los fantasmas en tu casa.
      Muchas gracias por el comentario.
      Saludos a ti y a todos los seres que habitan tu hogar.

      Eliminar
  12. Me ha gustado muchísimo. El final en especial, cuando realmente haces que nos sintamos incómodos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi escrito y haberte hecho sentir incómoda, Eme.
      Gracias por la visita y por dejar tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. "
    Me acostaré a tu lado, no notarás mi presencia, pues peso lo que una sombra en una esquina. Te albergaré entre mis brazos, que te rodearán sin fuerza, como si fuesen dos mangas vacías."

    Este párrafo me encantó. Al igual que el final, que es escalofriante a pesar de que el personaje no es alguien malo. Es simplemente un alma (literalmente) que anhela con su vida. ¡Qué tiempo tenía de no leerte! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, terrorífico amigo.
      Así es, no es alguien malo.
      Me alegra que te haya gustado.
      Saludos, Jorge!

      Eliminar
  14. Triste existencia. Ser o no ser. Vivir en la incomunicación estando. en cambio, rodeado de seres vivos como lo fuera él en su día.
    Un final poético que ha puesto la guinda a un relato paranormalmente bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así, Josep.
      Muchas gracias por dejar tu poético comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  15. Después del escalofrío, (espero que en mi casa de esos no haya) ;)
    Me he puesto en la piel del protagonista y siento pena por la eternidad que le toca vivir, ser consciente a la vez que inexistente.
    Un texto poético que nos hace pensar en un mañana.
    Muy bueno Federico.
    Un fuerte abrazo, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no haya de esos en tu casa y puedas dormir tranquila, Irene.
      Muchas gracias por las palabras.
      Te mando un abrazo fuerte y otro de mangas vacías :)

      Eliminar
  16. Aunque tiene el tinte de un relato de terror, lo leo más como un lazo amoroso y tierno que no ha sido roto.. Me gustó mucho Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María. Buscaba que cada uno se ponga en el lugar del fantasma y sienta un poco su dolor.
      Me alegra que te haya parecido tierno.
      Muchas gracias por tu visita y comentario!

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Hilario.
      Un saludo,amigo!

      Eliminar