Leen este blog:

jueves, 3 de marzo de 2016

ILUSIONES






Sostienes mis garras con ojos de ilusión, mientras yo solo lastimo tus manos.

Besas con dulzura cada tramo de mi piel: lo normal, y también lo deformado.

Acaricias de memoria mi espalda irregular, esquivando cada herida supurante.

Esperas que cambie y confías en mí mas soy un monstruo, y no puedo amarte.






Si te gustó esta historia tal vez te guste:

24 comentarios:

  1. No podemos cambiar fácilmente aunque tengamos todo a favor. Me encanta Federico :) Sostengo garras y doy abrazos!! Uno para ti ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado tanto, Elena.
      Mis garras también te abrazan :)

      Eliminar
  2. El monstruo ganó la partida a la inocencia, como en la vida misma cada vez que no aceptamos la realidad.
    Cordiales saludos y ¡feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Estrella; se trata de la aceptación de la realidad.
      Gracias por el comentario. Buen fin de semana!

      Eliminar
  3. Un monstruo escondido en las caricias y la inocencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escondido pero monstruo al fin.
      Gracias por el comentario, María.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Vanas ilusiones. En este micro la bestia no es redimida por el amor. No hay nada que hacer por eso es doblemente monstruo.
    Buen micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido bueno, Yolanda.
      Así es, en este caso no había nada que hacer.
      Saludos!

      Eliminar
  5. La bella y la bestia, quizá. Un amor dulce y a la vez apasionado puede dulcificar al más abyecto de los monstruos y enternecer al más duro y reprimido amante. Acaso no dicen que el amor lo puede todo?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La otra persona parecía estar dando todo de sí, pero el monstruo no puede o no quiere cambiar. Habrá que esperar, tal vez el amor lo pueda todo.
      Abrazo, Josep!

      Eliminar
  6. Federico
    Me ha hecho pensar en todos esos amores que intentan redimir al monstruo y por más amor que se da, a veces no se puede...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nunca te pase eso, Conxita.
      Gracias por la reflexiva lectura y comentario!

      Eliminar
  7. Federico un claro llamado a hacer conciencia de que debemos aceptar la realidad, nada de engañarnos con falsas ilusiones, nadie cambia a nadie, somos lo que somos y aceptarlo y que nos acepten como tal, es la única forma de demostrarnos amor.

    Ámame como soy, no ames la imagen de lo que quieres que sea.

    Un excelente micro de micros, gracias, te saluda el monstruo que llevo en mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran lectura y reflexión la tuya, Harolina.
      Muchas gracias por el comentario.
      Saludos a ti y a tu monstruo.

      Eliminar
  8. Creemos que se puede cambiar a las personas, cuando la realidad es que es esencia y (su/nuestra) identidad es invariable.
    El amor nos vuelve ciegos y maleables.
    Precioso, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duro pero cierto, Irene.
      Me alegra que mi poema sobre un monstruo deformado, de espalda irregular y heridas supurantes te haya parecido precioso.
      Abrazo!

      Eliminar
  9. Excelente el significado de tu relato, me gustó mucho-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Raquel. Sobre todo porque creo que lo que más te gusta son mis cuentos de terror.
      Abrazo!

      Eliminar
  10. Oh! Fede! Sigue acariciandome con tus negros versos de terciopelo. Cambiaré, lo Prometo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto tiempo sin verte, amigo...
      No quiero que cambies, me agradas así como eres :)
      Abrazo, Migue!

      Eliminar
  11. ¡Un texto precioso Federico!

    La delicadeza de tus palabras llega muy dentro. ¡Sublime!

    ¡Un abrazo maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo poeta.
      Un honor recibir este comentario de tu parte.

      ¡Un fuerte abrazo, Oskar!

      Eliminar
  12. Aún en textos tan pequeños haces que el horror termine siendo grandioso...

    Como siempre ¡genialidad la tuya Federico!.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría leer tu comentario, Tere.
      Muchas gracias por las palabras.
      Un saludo!

      Eliminar