Leen este blog:

jueves, 29 de diciembre de 2016

EL HOMBRE DEL TIEMPO - Capítulo 2





PARA LEER LA HISTORIA DESDE EL PRINCIPIO HAZ CLIC AQUÍ.




CAPÍTULO 2


Oscar se quedó contemplando la puerta durante unos segundos. Era maciza, sin grabados, y parecía ser de una antigüedad insondable. No tenía perilla, y debió sacar la de la puerta del dormitorio para poder abrirla. Forzó un poco la oxidada cerradura hasta que por fin logró entrar.



Del otro lado de la puerta había una pequeña habitación a oscuras. Ingresó despacio, y de pronto cuatro velas se encendieron solas, una en cada esquina. Oscar pudo ver entonces que, en el medio de la habitación, había un pedestal, y sobre él, había un libro.



Miró hacia todos lados, incrédulo de lo que estaba sucediendo. Luego se acercó con pasos lentos, mientras las sombras provocadas por el fuego de las velas dibujaban grotescas figuras en las paredes. Se acercó al texto, y sopló con fuerza para eliminar el polvo que había sobre la tapa. Imaginó que leería algún nombre, pero la tapa era de cuero liso. Lo abrió, y un fuerte hedor se desprendió de sus hojas amarillas.

El tomo estaba escrito con pluma, y lo adornaban enigmáticas imágenes pintadas a mano. Oscar volvió a la primera página y leyó la siguiente frase:

“El pasado nos acompaña a todos lados. No necesitamos pensar en él ni guardar recuerdos materiales. Siempre formará parte de nosotros, incluso cuando ya lo hayamos olvidado”

Siguió abriendo páginas al azar y vio que el tomo hablaba sobre el tiempo y los recuerdos, hasta que de pronto halló un bestiario de criaturas mitológicas, con dibujos demoníacos que parecían ser del medioevo.

Casi sobre el final del libro encontró un capítulo llamado “Días del pasado”. Hablaba también del tiempo y de los recuerdos, pero nombraba un encantamiento para poder viajar y revivir ciertos momentos:

“En un lugar cerrado, oculto y solitario, sujetando este libro puedes viajar en el tiempo. Podrás revivir cualquier día del pasado, mas días del futuro irás perdiendo”

Un escalofrío recorrió todo su cuerpo mientras avanzaba en la lectura:

“Cuando revivas el día no podrás cambiar lo sucedido, volverás a tu vida tal y como era, pues el pasado ya está escrito”

Aquella frase no le gustó en absoluto, puesto que le habría querido cambiar algunas cosas que evitaran que su vida fuese la que era, pero la idea de revivir ciertas experiencias lo seguía entusiasmando:

“La cantidad de días perdidos aumenta en forma exponencial. Así, para el primer viaje, perderás solo uno. Para el segundo, un par, y cuatro para el tercero. Para un cuarto y para un quinto, ocho y luego dieciséis, y así hasta que te quedes sin más días que perder”

Oscar, que habría dado cualquier cosa por revivir algunos momentos de su juventud, consideró que perder un día de su presente era un costo demasiado bajo. De hecho, había días en los que habría preferido no vivir y con gusto habría dejado que siguieran de largo.

Era domingo, llegando a la medianoche, y los lunes de oficina parametrizando divergencias le resultaban insoportables. Se imaginaba allí, metido en un pequeño cubículo durante ocho horas, mirando el reloj no menos de doscientas veces. Pensó entonces que perder un día como aquel a cambio de revivir algún momento de gloria era una situación de doble ganancia. El libro ya lo había conquistado:

“El tiempo es un continuo sin fin ni comienzo, el hombre pone fechas intentando contenerlo. Piensa un día y di lo que sientas, el libro te llevará a ese preciso momento”

Y así fue. Oscar apoyó las manos en el antiguo tomo y, con un poco de escepticismo, nombró aquel día soleado, treinta y cinco años atrás, cuando se jugaba la final de fútbol.

Pronto las amarillentas hojas del libro comenzaron a moverse a toda velocidad, hacia adelante y hacia atrás. Un instante después Oscar había desaparecido de la habitación.






¿CÓMO CREES QUE CONTINUARÁ LA HISTORIA?
PARA LEER EL TERCER CAPÍTULO HAZ CLIC AQUÍ.

19 comentarios:

  1. Como el personaje, yo tambièn sentì escalofrìos. Me encantò. Te felicito por el especial suspenso que das en tus cuentos. Aprovecho para desearte feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por las palabras, Raquel.
      ¡Feliz 2017!

      Eliminar
  2. ¿A quién no le gustaría regresar a un determinado momento del pasado? Lo que ofrece ese libro es realmente tentador pero me temo que ahí hay gato (no ratón) encerrado. Me encantan las historias de suspendo por entregas. Yo suelo practicarlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Josep; es tentador...
      Me gustó lo del gato encerrado.
      Muchas gracias por comentar!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Federico:

    Mhhh, siempre no me dejaste tan intrigada a final de año, ya nos diste otro poco de tu capítulo.

    "El pasado", un tiempo complicado en la vida de todos, pensaba si estaría dispuesta a pagar el precio por revivir algún día en el pasado, por mas tormentoso o agradable que haya sido ese día si creo que no no lo podría cambiar ni siquiera por uno de los días aburridos que he tenido últimamente.

    Pienso en Oscar y lo que debe estar sufriendo por no dejar el pasado, y lo entiendo porque a veces vive uno mas en el pasado que en el presente bloqueando nuestro futuro, y tal vez el quiera regresar a su pasado para intentar entender que fue lo que paso porque su vida dio se giro.

    Ahora me quedaré esperando que pasa con Oscar al vender tan caro estar un poco en su pasado, porque el precio pareciera justo o "sin valor" sin embargo como nada es gratis en la vida, tengo la mala experiencia de que lo que pagas siempre es mucho mucho mucho as alto que el beneficio que recibes.

    mas suspenso para 2017...

    Me esta gustando mucho tu historia Federico, estaré al pendiente del siguiente capítulo.

    ¡Feliz 2017!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente tu lectura y reflexión, Tere.
      Es una alegría para mí que te esté gustando la historia. Pronto subiré el nuevo capítulo.

      Te mando un abrazo y te deseo un muy feliz 2017 lleno de días divertidos.

      Eliminar
    2. Hola Federico:

      Sueles tener historias que hacen que mi cabeza se ponga a trabajar a mil por hora, y este tema del pasado es algo muy complejo, pues movió muchas cosas en mi mente,pues hace poco pase algo "raro, complicado, o difícil" (alguna palabra debe aplicar, aun me es difícil explicarlo) todo a consecuencia de mi pasado, lo que me hizo pensar que estaría dispuesta a pagar cualquier precio por estar en el pasado de algunas personas y así poder entender muchas cosas.

      que lindo, divertido y espeluznante sería eso ;-)

      Igualmente, te mando un gran abrazo y que tengas un excelente fin de año y mis mejores deseos para 2017. Lleno de días divertidos, eso me gustó, intentaré darle un poco de alegría a mis días, algunos son alegres ya, cuando leo tus historias.

      ¡saludos! y quedo en espera de mas historias para así haya mas días divertidos.

      Eliminar
  4. Me tienes enganchado, amigo Federico. Seguiré con gusto los viajes de este hombre del tiempo.
    Un saludo y feliz entrada de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un gusto para mí haberte enganchado con mi relato, Bruno.
      Que tengas un feliz 2017!

      Eliminar
  5. Las reglas del juego ya se han mostrado. Una narración muy bien llevada. Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David!
      Feliz año nuevo a ti también :)

      Eliminar
  6. Ya voy entendiendo el título de tu obra, llevas la intriga desde el minuto cero. Solo queda esperar a mañana, para poder leer otros dos capítulos, ahora voy a dormir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que sigas la obra, María.
      Que descanses; Oscar te estará esperando en la puerta oculta en el fondo de tu hogar.
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Sumamente interesante el giro que le has dado a la historia Federico, me ha encantado lo que dices sobre el pasado, de que siempre nos acompaña, así es, lo vivido nos deja siempre huellas imborrables, unas mas sutiles que otras, pero vivencias al fin y al cabo que plasman nuestro futuro.

    Ya sospechaba de un simbolismo detrás de aquella puerta. Tus relatos siempre me llevan a lo reflexivo de la vida y encierran una enseñanza de fondo muy interesante.

    Eso de poder vivir de nuevo una experiencia pasada a cambio de un día del futuro me parece una tentación absurda, ya que el pasado lo conoces, y el futuro..., esta por verse, en cualquier momento puede dar un giro espectacular, al menos a mi esas cosas no me tientan, esperemos que Oscar salga con bien de este trueque.

    Como de costumbre tu narración y tu ingenio atrapan amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por las palabras, amiga Harolina.
      Es cierto lo que dices del pasado y el futuro, una gran reflexión, pero parece que Oscar está demasiado aferrado a sus recuerdos en este momento. Esperemos que salga bien...

      Eliminar
  8. Y en este segundo capítulo se desvela la brillante idea principal, y al igual que Oscar, el lector queda atrapado por el texto que se le presenta ante sí.
    Genial, Federico.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo de las letras.
      Una alegría haberte atrapado.
      Abrazo, Edgar!

      Eliminar
  9. Jeje, suponía que tenía que ver con viajes en el tiempo por el título ;) Pero el precio a pagar... Creo que puede ser una trampa, porque claro, si vuelve a sentirse feliz, quieres decir que no querrá volver otro día, y otro y otro?? Este Oscar... Espero que no se meta en líos!!

    Interesante historia, creo que no tardaré en volver a ver cómo continúa :D Pero hoy ya no, que mañana toca madrugar (a ver si encuentro una puerta de esas está noche... Jijiji) Buenas noches Federico!! Y nos leemos pronto de nuevo ;) Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar del precio a pagar, Oscar se meterá en alguno que otro lío :)

      Me alegra que la historia te haya parecido así hasta el momento.

      Nos leemos, Carmen.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar